¡Cuidado! Este tipo de personas pueden perjudicar a tu equipo de trabajo

Muchos de los puestos laborales actuales requieren que seamos capaces de trabajar en equipo. Un grupo de trabajo puede funcionar bien y aumentar la productividad total de una empresa siempre que sea sólido, eficiente y compenetrado. Pero como bien sabemos, todos los equipos están formados por personas, que son diferentes, que tienen cualidades y defectos. Por eso si queremos que nuestro equipo funcione bien tenemos que saber escoger a quienes trabajarán con nosotros y evitar elegir a personas conflictivas que pueden romper el equipo.

Arrogantes y egocéntricas

Tener una persona en nuestro equipo que no es capaz de reconocer sus errores o limitaciones puede llevar a cometer errores y generar roces en un grupo. Para el éxito del equipo es necesario asegurarnos que todos estén pensando en una meta común, que les reporte ganancias y reconocimiento a todos.

Irascibles

Enojarse sólo nubla la mente. Si existe un error por parte de un miembro del equipo es necesario recuperarse pronto y crear un plan de contingencia. Por eso las personas irascibles pueden perjudicar al grupo ya que sólo se concentran en su enojo y no en solucionar el problema, y con sus arranques causan resentimientos entre sus propios compañeros.

Pesimistas

Con las personas pesimistas se suele producir el mismo problemas que con las que son irascibles; no saben contenerse y concentrarse en buscar soluciones. Cuando el equipo está en una mala situación es cuando más se necesita que su integrantes mantengan el ánimo arriba.

Flojas o desmotivadas

En un equipo todos deben trabajar al máximo, ocupando todo su talento y su buena disposición. Si una persona se niega a trabajar o toma menos labores que el resto, generará problemas con su entorno que sentirá que se le está privilegiando.