10 verdades que olvidamos fácilmente en nuestro trabajo

Imagen cortesía de https://leftbrainandrightbraindotcom

Imagen cortesía de https://leftbrainandrightbraindotcom

Algunas de las verdades esenciales de la vida necesitan repetirse de vez en cuando. Tenga esta lista a la mano y échele un vistazo cada vez que necesite un poco de motivación.

Es sorprendente lo fácil que es perder de vista las cosas importantes de la vida. Los horarios ocupados y las rutinas semanales tienden a poner nuestro cerebro en piloto automático.

Algunas de las verdades esenciales de la vida necesitan repetirse de vez en cuando. En trabajemos.cl te presentamos esta lista de cosas que a veces es necesario recordar.

  1. Estar ocupado no es igual a ser productivo

Mire a todos a su alrededor. Todos parecen tan ocupados, yendo de reunión en reunión y mandando correos electrónicos. Sin embargo, ¿cuántos de ellos están siendo realmente productivos y se desempeñan a un alto nivel?

El éxito no proviene del movimiento y la actividad; proviene de estar enfocado y de asegurarse que su tiempo es utilizado de manera eficiente y productiva.

Usted trabaja el mismo número de horas en el día que todos los demás. Utilice su tiempo sabiamente. Después de todo, usted es el resultado de su producción, no de su esfuerzo. Asegúrese de que sus esfuerzos estén dedicados a tareas que consiguen resultados.

  1. Los grandes éxitos a menudo son precedidos de fracasos

Usted nunca va a experimentar el verdadero éxito hasta que aprenda a aceptar el fracaso. Sus errores allanan el camino para que usted tenga éxito al advertirle cuando está en el camino equivocado.

Los mayores avances suelen venir cuando uno se siente más frustrado y más atascado. Es esta frustración que nos obliga a pensar de manera diferente, a tener otra perspectiva y ver la solución que nos hacía falta.

El éxito requiere paciencia y la capacidad de mantener una buena actitud, incluso cuando se sufre por lo que uno cree.

  1. El miedo es la primera causa del arrepentimiento

Cuando todo está dicho y hecho, nos lamentamos más por las posibilidades no aprovechadas que por los propios fracasos. No tenga miedo de tomar riesgos.

A menudo escucho que la gente dice: “¿Qué es lo peor que te puede pasar? ¿Te vas a morir? De todos modos, la muerte no es lo peor que le puede pasar a usted. Lo peor que le puede pasar a usted es dejarse morir en su interior, mientras que aún está vivo.

  1. Su autoestima debe venir desde adentro

Cuando su sentido de placer y satisfacción se deriva de compararse con los demás, ya no es el dueño de su propio destino. Cuando se siente bien acerca de algo que ha hecho, no permita que las opiniones o logros de otros le arrebaten eso.

Si bien es imposible dejar de reaccionar ante lo que otros piensan de usted, no tiene que compararse con los demás y recuerde siempre tomar con pinzas las opiniones de la gente. De esa manera, no importa lo que otros estén pensando o haciendo, su autoestima viene de adentro. Independientemente de lo que la gente piensa de usted en un momento determinado, una cosa es cierta, usted nunca es tan bueno o malo como ellos dicen que es.

  1. Usted es tan bueno como las personas con quienes se asocia

Debe tratar de rodearse de personas que lo inspiran, personas que lo hacen querer ser mejor. Y es probable que sea así. Pero ¿qué pasa con la gente que lo hace retroceder? ¿Por qué permite que sean parte de su vida?

Cualquier persona que lo hace sentir inútil, ansioso o sin inspiración es una pérdida de tiempo y, muy posiblemente, usted está en camino a ser como ellos. La vida es demasiado corta como para asociarse con gente como esta. Déjelos ir.

  1. La vida es corta

Ninguno de nosotros tiene garantizado un día más de vida. Sin embargo, cuando alguien muere inesperadamente nos lleva a hacer un balance de nuestra propia vida: qué es lo realmente importante, cómo empleamos nuestro tiempo y cómo tratamos a otras personas.

La pérdida de una vida es un recordatorio crudo y visceral de la fragilidad de la vida. No debería ser así.

Recuérdese cada mañana cuando se despierte que cada día es un regalo y que está obligado a aprovechar al máximo esta bendición que le han dado. El momento que usted empiece a actuar como si la vida fuera una bendición, su vida comenzará a ser de esa manera. Después de todo, un gran día comienza con una gran mentalidad.

  1. No tiene que esperar por una disculpa para perdonar

La vida fluye mucho mejor cuando se olvida de los rencores y perdona incluso aquellos que nunca pidieron disculpas. Los rencores dejan que sucesos negativos de su pasado arruinen su felicidad de hoy. El odio y la ira son parásitos emocionales que destruyen su alegría por la vida.

Las emociones negativas que se relacionan al hecho de aferrarse a un rencor crea una respuesta de estrés en su cuerpo, y aferrarse a esa tensión pueden tener consecuencias devastadoras para la salud. Investigadores de la Universidad de Emory han demostrado que aferrarse al estrés contribuye a sufrir de presión arterial alta y enfermedades del corazón.

Cuando perdona a alguien, no significa que usted aprueba sus acciones; simplemente lo libera a usted de ser su eterna víctima.

  1. Usted está viviendo la vida que ha creado

Usted no es una víctima de las circunstancias. Nadie lo puede obligar a tomar decisiones y acciones que van en contra de sus valores y aspiraciones.

Las circunstancias en las que está viviendo ahora son totalmente suyas, usted las creó. Del mismo modo, su futuro es totalmente de usted. Si se siente atrapado, probablemente es porque tiene miedo de tomar los riesgos necesarios para alcanzar sus metas y vivir sus sueños.

Cuando llega el momento de tomar medidas, recuerde que siempre es mejor estar en la parte inferior de una escalera que quiere subir en vez de estar en la parte superior de una donde no quiere estar.

  1. Viva el momento

Usted no podrá alcanzar su pleno potencial hasta que aprenda a vivir su vida en el presente.

Por más culpa que sienta, nada puede cambiar el pasado, y por más ansioso que esté, no podrá predecir el futuro. Es imposible ser feliz si usted está constantemente en otro lugar, incapaz de aceptar plenamente la realidad (buena o mala) de este preciso momento.

Para poder vivir el momento, debe hacer dos cosas:

Acepte su pasado. Si usted no hace las paces con su pasado, nunca lo dejará y, al hacerlo, se creará su futuro.

Acepte la incertidumbre del futuro. La preocupación no tiene lugar aquí y ahora. Como dijo una vez Mark Twain: “La preocupación es como pagar una deuda que no tiene”.

  1. El cambio es inevitable, acéptelo

Solo cuando usted acepte el cambio podrá encontrar lo bueno de este. Usted necesita tener una mente y brazos abiertos si va a reconocer y sacar provecho de las oportunidades que el cambio crea.

Usted está destinado a fallar cuando sigue haciendo las mismas cosas que siempre ha hecho con la esperanza de que ignorar el cambio hará que este desaparezca.

Después de todo, la definición de locura es hacer la misma cosa una y otra vez y esperar un resultado diferente.

La vida no se detiene para nadie. Cuando las cosas van bien, aprécielas y disfrutar de ellas, ya que están destinadas a cambiar. Si siempre está en busca de algo más, algo mejor, que usted piensa que lo va a hacer feliz, nunca estará lo suficientemente presente para disfrutar de los grandes momentos antes de que se hayan ido.

 Fuente: http://gestion.pe/