¿Cómo negociar tu sueldo antes de empezar a trabajar?

Negociar un sueldo se ha vuelto cada mes más común ya que las empresas han comenzado a solicitar que sea el postulante quien proponga una cifra. Muchas personas no saben cómo valorizar su trabajo y a la gran mayoría les da vergüenza hablar el tema, incluso cierto temor de solicitar cierta cantidad porque piensan que llegará alguien que pida un monto menor que le convenga más a la empresa.

Lo cierto es que negociar un salario puede resultarte más beneficioso que simplemente aceptar algo pre-impuesto. Lo importante es que sepas cómo hacerlo adecuadamente. Te presentamos una serie de claves que te ayudarán a negociar con profesionalidad y salir ganando en la transacción.

No demasiado pronto

No pongas el tema sobre la mesa muy pronto. La primera entrevista, cuando aún no sabes si serás seleccionado, no es buen momento como para plantear el tema del sueldo. Lo ideal es buscar la forma de hacer que sean ellos quien saquen el tema a la palestra.

Identifica los sueldos promedio del sector y estipula un margen de cifras aceptables para ti

Las posibilidades de que te contraten también depende de que negocies un sueldo que corresponda con el promedio del mercado. Averigua cuánto le pagan las empresas a alguien que desempeña ese cargo e incluso cuánto paga la misma empresa a los que serán tus colegas. También puedes informarte cuál es la situación económica de ésta. Con eso establece un rango de ingresos realistas de lo que estás dispuesto a aceptar.

Evita mencionar cantidades concretas

Trata de no ir tan directo con una cantidad, más bien menciona cuánto podrías hacer con cierta cantidad. Podrías decir que con tal cifra tú podrías hacer tales servicios. Así puedes llegar a un compromiso entre la empresa y tú.

Sé flexible

Escucha tranquilo las propuestas que te tengan y con la mente abierta. Es mejor que no impongas un precio, pero si puedes tener mentalmente un rango mínimo salarial con el podrías trabajar. Tampoco sacas nada de aceptar ganar un sueldo que después no te alcanzará para vivir.

Negocia

Si no te ofrecen lo tú estás buscando, ¡no te rindas! Dale valor a tu trabajo. Si tú no lo haces, ¿quién lo hará? Negocia con serenidad y profesionalismo, trata de que al menos suba el monto inicial aunque no sea exactamente lo pretendías.

Fuente: Forbes