¿Qué puede causar que tu entrevistador te "odie"?

Ser rechazado en un entrevista es bastante normal y probablemente te sucederá más de un par de veces durante tu trayectoria profesional. Sin embargo, la idea es que si eso sucede sea porque no encajaste en el perfil para el cargo que estaban buscando o porque alguno de los otros postulantes tenía una currículum mejor que el tuyo, pero no porque no le “simpatizaste” a tu entrevistador.

La revista Forbes hizo una lista de las cosas que un postulante nunca debe hacer durante una entrevista de trabajo si no quiere exponerse a que su CV termine en el tacho de la basura. Te la dejamos a continuación.

Llegar atrasado

Si eres impuntual habitualmente, haz un mejor esfuerzo está vez y trata incluso de llegar 10 minutos antes. Si llegas tarde y tu entrevistador te tiene que esperar, se molestará aunque no te lo diga, ya que su tiempo es valioso. Además puede incluso pensar que si te atrasas para la entrevista, lo mismo se puede esperar de ti en el trabajo si es que te lo da.

No conocer nada sobre la empresa a la cual postulas

Adelántate y busca información sobre la institución que ofrece el puesto de trabajo. Puede que si no sabes nada de la empresa, no necesariamente le moleste a tu entrevistador, pero si sabes, definitivamente le gustará.

Lucir desarreglado o ser maleducado

Nuestro aspecto es un factor que, nos moleste o no, importa al momento de solicitar un puesto. Tu presentación a muchos le indica el cuidado que pones en ti mismo y en las cosas. Que te arregles es además signo de una autoestima sana. Lo mismo con tu comportamiento. Piensa bien los que vas a decir y evita el lenguaje coloquial.

Criticar a tu ex-jefe

Aunque tu anterior superior realmente se merezca tus comentarios, no debes criticarlo frente a tu entrevistador, ya que él no se molestará en verificar esas quejas para saber qué pensar de ti. Preferirá simplemente obviarte en vez de integrar a una persona que puede resultar ser conflictiva y problemática para las jefaturas.

No dar respuestas concretas

Divagar, sin responder realmente las preguntas, es molesto para los entrevistadores que usualmente están escasos de tiempo. Una respuesta generalmente fluctúa entre los 20 segundos y los 2 minutos, no más.

Mencionar el salario sin que te lo hayan preguntado

Hablar del sueldo sin que aún sepas si fuiste seleccionado ni que te lo hayan preguntado es mal visto por los entrevistadores. Deja esa conversación para después y no te arriesgues con ese tema a la primera ocasión.

Ir acompañado

Llevar a un familiar, pareja o amigo transmite una sensación de inseguridad de tu parte. Ve solo siempre.

Ser apático o pesimista

Es una cuestión de naturaleza humana. Solemos tener un rechazo inmediato por aquellas personas que nos parecen triste, negativas o carentes de empatía. Trata de mostrarte optimista por la oportunidad que te otorgan al hacerte la entrevista.

No poner atención

Si tienes que volver a preguntar cosas que ya te han explicado, parecerá que no pones atención y ofenderás a tu interlocutor. Muéstrate atento. Lleva un cuaderno de notas o agenda para anotar las cosas más importantes.

Mirar el reloj constantemente

Aún si estás con el tiempo justo, disimula. Si el entrevistador te ve mirando el reloj una y otra vez no le caerá en gracia. Debe sentir que para ti es importante estar ahí, sin parecer desesperado por obtener el trabajo.