Estos simples hábitos te harán eficiente y organizado

Utiliza las mañanas para realizar las tareas más importantes

Las dos primeras horas de trabajo por la mañana son los momentos que estamos más activos y despiertos. Por eso debes aprovecharlas para realizar las actividades más largas y complejas. Evita dejarlas para después de comer porque no te concentrarás bien.

Dedica media hora para actualizar tu agenda

Aunque no recuerdes nada que debas colocar o actualizar, revísala igual. Siempre hay cosas que agregar o eliminar que no recuerdas que tenías que hacer.

Antes de volver a casa deja ordenado tu lugar de trabajo

Utiliza tus últimos 10 minutos para ordenar tu espacio de trabajo. Probablemente estés muy cansado pero te irás más tranquilo y al día siguiente comenzar a trabajar será más fácil para ti.

Organiza tu correo electrónico

Haz carpetas y clasifícalas por tópicos. Envía tus correo leídos a la carpeta que corresponda, así los encontrarás más fácil si es que los vuelves a necesitar. Aquellos mensajes que aún no has leído y/o contestado, jerarquízalos según grado de importancia. Verás que todo se hace más fácil después de hacerlo.

Nombra tus archivos con asunto y fecha

No le coloques títulos como “Planilla_terminada.docx” o “asdf.xl”. Durante tu trayectoria laboral producirás muchos documentos y si sigues nombrándolos así después no serás capaz de identificar cuál es cuál. Ponle nombres con el formato “asunto – fecha” y hazte las cosas más fáciles.

Fuente: Forbes