Aprende cómo motivar a tus empleados

aprende-como-motivar-a-tus-empleados

Empleados de Yahoo! Foto: (cc) Wikimedia

Muchas veces las jefaturas se quejan constantemente de la desmotivación y la falta de compromiso de sus empleados. Lo que usualmente no se considera es que gran parte de la responsabilidad en la actitud negativa de los trabajadores es de la misma empresa. El capital humano es la herramienta más importante de toda compañía, por lo que, tanto el gerente como los mandos medios deben priorizarlo. ¿Cómo? La motivación y la transmisión de valores positivos será la clave.

Fomentar la creatividad y disparidad de ideas

Es fundamental que los jefes y encargados de equipo motiven a los empleados a expresar sus ideas sin temor. De esta manera se fomenta el compromiso con la empresa y la iniciativa individual, a través de la valoración y el respeto.

Escuchar a los trabajadores

La mejor forma de afinar el funcionamiento de la empresa, es conocer a la gente que trabaja en ella para poder aprovechar al máximo sus capacidades y experiencia. Para ello los jefes deben escucharlos atentamente, hacerles ver que sus debilidades son un obstáculo superable y potenciar sus virtudes.

Mantener el feedback

Fomentar la seguridad en sí mismos es un deber obligatorio de todo jefe para con sus empleados, para ello el feedback es indispensable. Hacerles ver que hay cosas que mejorar al mismo tiempo que recordar todos sus logros anteriores es la mejor opción para hacerles aprender.

Impulsar el compromiso e identificación con la empresa

Además deberá de involucrarlos de forma activa en los procesos haciéndoles ver que su empresa es de todos. Un buen paso para empezar es referirse a la institución como “nuestra empresa”

Celebrar los logros y premiar la profesionalidad

Por último, siempre se deberá de celebrar los logros y por supuesto premiar la profesionalidad personal. Referirse a ellos por su nombre en vez del apellido y felicitarlos en privado y de forma individual hará que el trato sea cercano al mismo tiempo que enriquecedor.

Fuente: Forbes