El tipo de pan que debemos comer según la actividad que realicemos

Si existe un alimento demonizado ese es el pan. En los últimos tiempos se le ha acusado de todos los males del sobrepeso. Lo cierto es que hadiferentes tipos de pan y su efecto dependerá de cómo (y cuándo) los vayamos a consumir.

Seguro que la gran mayoría de nosotros conoce diferentes tipos de pan por su nombre, textura, sabor o consistencia. Pero en realidad para este propósito lo que nos debe interesar realmente es de qué están hechos y cómo los podemos utilizar o cuál es el mejor momento para consumirlos. Para ello debemos diferenciar el tipo de pan en dos grandes grupos: el que nos aporta hidratos simples y el que nos aporta hidratos complejos.

Los hidratos de carbono son los nutrientes de donde nuestro organismo consigue la energía para funcionar. Pero pueden ser muy distintos dependiendo de cómo estén elaborados. En primer lugar nos vamos a detener en los hidratos de carbono simples. Se obtienen a partir de harinas refinadas, es decir, en su elaboración se han eliminado partes como la cáscara o el germen del cereal. Simplemente es harina sencilla que el organismo procesa rápidamente y por lo tanto es mucho más efectiva y rápida esa energía que vamos a obtener.

Pan de harinas refinadas

pan-blanco

Pan blanco, hecho con harina refinada. Foto: Pixabay (cc) Josch13

Con las harinas refinadas conseguiremos energía rápidamente, ya que al ser asimiladas fácilmente por el organismo los índices de glucemia aumentan rápidamente. Esto es muy bueno si vamos a realizar una actividad física inminentemente, ya que nos aportará energía explosiva e inmediata que nos ayudará a afrontar el esfuerzo. Pero si por el contrario no realizaremos ejercicio es mejor no consumir este tipo de hidratos, pues si no consumimos esa glucosa el cuerpo tenderá a acumularla en forma de grasa.

Entre los tipos de pan que nos aportan hidratos simples está el normal que encontramos en cualquier panadería (por ejemplo, la hallulla, la marraqueta y de molde), las masas de pizza tradicionales, empanadas, entre otras masas.

Pan de harinas complejas

pan-integral

Pan integral, hecho con harinas complejas. Foto: Pixabay (cc) Jedidja

Por otro lado tenemos el grupo de los hidratos de carbono complejos que están elaborados con todas las partes del cereal. Este tipo de harinas es más difícil de asimilar por el organismo, lo que genera una eliminación lenta de hidratos de carbono. Es una buena manera de mantener unos niveles de glucosa estables que nos aportarán energía durante más tiempo. Es cierto que si necesitamos energía explosiva para el momento no la obtendremos, ya que la asimilación de los mismos es más lenta.

Este tipo de hidratos son más recomendables para evitar el hambre a lo largo de la jornada. Por ello es muy recomendable su consumo por la mañana en el desayuno, así como al atardecer para tener energía por la noche, ya que el cuerpo necesitará de ella para realizar sus funciones vitales y evitar levantarnos cansados.

Entre los tipos de pan que nos aportarán este tipo de cereales destacaremos todos los integrales, los de centeno, y salvado de avena, entre otros. Este tipo de panes los podemos encontrar casi siempre en panaderías especializadas, ya que suelen ser más caros y no los tienen en todas las locales. Podemos consumirlo también a través de las pastas integrales. Otro de sus beneficios es su gran aporte de fibra que nos ayudará a mantener el organismo depurado.

Fuente: Vitonica.com