¿Es el fin de WhatsApp en el trabajo?

Imagen cortesía de http://www.gabichanas.com/

Imagen cortesía de http://www.gabichanas.com/

Desde que WhatsApp llegó a nuestras vidas se ha convertido en un App indispensable para la comunicación diaria. Muchos son los que aseguran que “no pueden vivir” sin esta aplicación y hasta confiesan que se molestan si no pueden conectarse.

Si no creen esto, recomiendo que hagan un ejercicio diario, es bastante simple, solo deben apagar el celular dos horas al día. Si pueden hacer esto sin hiperventilarse, colocarse de mal humor o envidiar a la persona que tiene al lado ¡Felicitaciones!  No registras el perfil de un WhatsApp adicto.

Pero si por lo contrario te resiste a darle un “break” a tu celular, lamento decirte que eres un WhatsApp adicto. Lo más probable es que entres en negación y que no quieras admitirlo, si te sirve de consuelo  no estás solo, ya que son muchas las personas que no pueden despegarse de su teléfono.

Existen varios razones que fomentan esta adicción, el portal Chiletrabajos.cl realizó varias entrevistas para saber cómo la famosa aplicación funcionaba en el ámbito laboral y lo que encontró fue sorprendente. Su director, Héctor Morán, relata que en muchos casos los trabajadores son presionados a unirse a estos “Grupos de Trabajo”, los cuales se caracterizan por ser creados por algún jefe o superiores.

Morán relata el caso de “Julia” una auditora de una firma de contadores bastante conocida en el país, que no aguantó la presión de tener que “estar conectada” las 24 horas al día y a disposición completa de sus superiores. La auditora aseguraba que la idea del grupo comenzó para estar informados y un poco más conectados con el resto del equipo, pero que a los pocos días empezó a recibir mensajes a horas de la madrugada, comportamiento que se hizo rutinario.

Julia utilizó la estrategia –utilizada por muchos- de silenciar el grupo o no contestar, pero a los pocos días recibió un mensaje alterno de su jefe comentándole y reprochándole su poca participación en el mencionado grupo. Al sentir esta presión, la auditora empezó a revisar su celular aun cuando no tuviese mensajes, lo que terminó en una crisis de ansiedad luego de que perdiera el cargador de su teléfono.

Después de este episodio Morán cuenta que Julia decidió simplemente eliminar la aplicación, acción que desencadenó una serie de altercados con sus jefes, los cuales no entendía el malestar causado por su estrategia de “conectar el equipo”. El director de Chiletrabajos.cl resalta que el caso de Julia se repetía en varios de los entrevistados, los cuales aseguraban que no eran adictos al WhatsApp solo que sentían que debían estar al tanto de cualquier eventualidad.

Durante estas entrevistas Morán les detallaba a los participantes que debían tener los celulares apagados, lo que ocasionó en varias oportunidades que los entrevistados se mostrarán nerviosos. Según Morán el 45% de las personas que formaron parte de estudio señalaban sentirse más cómodos con sus celulares encendidos o a la mano, mientras que el otro 55% aseguraba que se sentían incómodos, nerviosos y ansiosos con el teléfono fuera de su alcance.

Imagen cortesía de http://i1.ytimg.com/

Imagen cortesía de http://i1.ytimg.com/

No me puedo conectar ¿será que me van a despedir?

Esta es una de las preguntas que muchos trabajadores se hacen hoy en día. La interrogante es ¿Qué tan cierto es que nos exponemos al despido al no estar disponible las 24 horas al día? Según Morán esto es un mito que se ha perpetrado la mente de muchos trabajadores, pero la realidad es que no existe ninguna herramienta jurídica que permita el despedido por “no contestar el WhatsApp”.

Morán cree que se está desviando el fin de crear estos grupos de WhatsApp y se está creando una nueva fuente de estrés para los trabajadores, que ahora también tienen a lidiar con el malestar que provoca el “psicoterror” ocasionado por el “Doble Check” de WhatsApp.

Whatsappitis: la enfermedad de los adictos al celular

La revista científica The Lancet publicó este año un estudio que demostró que el uso continuo de aplicaciones de mensajería instantánea puede llevar a causar problemas de salud, específicamente inflamación del tendón y la membrana  sinovial que recubre el dedo.

A esta molestia se le bautizó como “Whatsappitis”, esta suele afectar los dedos pulgares y produciendo dolor, entumecimiento e hinchazón en las manos.  Los expertos es respuesta a esta nueva enfermedad recomiendan escribir alternando los dedos o utilizar un lápiz para dispositivos móviles, para de esta manera evitar una futura inflamación del tendón.

Estar al tanto del celular las 24 horas no es algo recomendable para nuestra salud mental, ni física. Si sientes que estás siendo víctima del “psicoterror del WhatsApp te recomendamos que apagues tu celular por lo menos dos horas y te desconectes, aprovecha ese tiempo para hacer alguna actividad que no requiera de la compañía de tu celular.