Guía para sobrevivir a tu primer día de trabajo

Imagen cortesía de http://www.oportunidad-de-trabajo.com/

Imagen cortesía de http://www.oportunidad-de-trabajo.com/

No hay decálogos mágicos ni recetas milagrosas. Pero es cierto que el primer día de trabajo es fundamental para que jefes y compañeros se lleven una buena impresión de ti. Lejos de tratar de impresionarles, bastará con que ese día no metas la pata. En Trabajemos.cl te presentamos algunos consejos que te podrán ayudar en el gran día.

Sal de casa con tiempo de antelación si no vas habitualmente hacia la zona donde se encuentra tu nuevo lugar de trabajo. Sería muy incómodo que el primer día te perdieras o llegaras tarde. Independientemente de que conozcas mejor o peor el camino ten en cuenta que es recomendable que llegues al menos 15 antes de la “hora pautada” para hacerlo con tranquilidad.

Relájate. Es tu primer día de trabajo, ya pasaste por el proceso de selección y la empresa demostró que confía en ti. Lo más importante de este día es que puedas aprender y estés atento a las instrucciones que te den.

Es opcional, pero puedes preparar una serie de preguntas para tus superiores. Seguramente te van a explicar muchas cosas y lo más importante es que escuches atentamente, pero también deberías realizarles algunas preguntas sobre el puesto. Con esto demostrarás curiosidad y deseo de aprender, recuerda tomar apuntes, de lo que dicen.

Prepara un Elevator Speech para contar en 30 segundos quién eres, qué hacías antes y cuál es el trabajo que vas a desempeñar en la empresa cuando te pregunten tus nuevos compañeros de trabajo.

Estudia el paisaje social y las jerarquías. Observa cómo se toman las decisiones. En todos los trabajos hay distintos grupos, y no siempre se llevan bien. No te dejes llevar por la primera impresión, ya tendrás tiempo de identificarte más con unos o con otros.

En caso de dudas, sé conservador tanto en lo que digas como en lo que hagas. En cada tipo de trabajo la etiqueta dicta si debes dar la mano o mejor saludar con un cordial beso en la mejilla a tus nuevos compañeros. Una vez te hayas decidido por una de estas dos fórmulas hazlo con naturalidad.

Pregunta no sólo cuáles son tus responsabilidades sino también qué se espera realmente de ti. Recuerda colocar tu celular en silencio, ya que es importante que demuestres a tus jefes que en la oficina pueden contar contigo en un 100%.

No seas tímido ni tampoco te esfuerces demasiado para impresionar a los demás. No es el día para eso, además te estresarás y transmitirás nerviosismo, simplemente sé tú mismo. Trata de entablar una conversación con tus nuevos compañeros y empieza a conocerlos, ya que su conocimiento de la empresa podría ser muy beneficio para ti.

Sonríe, recuerda que es tu primer día de trabajo y es un momento feliz que tienes que disfrutar. Una sonrisa te abrirá muchas puertas, ya que la primera impresión que se lleven los demás de ti es fundamental. Recuerda que no se te va a valorar tanto por tus habilidades aún como por tu actitud.

Recuerda que es tu primer día de trabajo, no el último. No seas demasiado duro ni demasiado exigente contigo mismo porque eso te puede llegar a abrumar.

Fuente: http://blog.infoempleo.com