¿Padeces del Síndrome de “Odio mi trabajo”?

Imagen cortesía de www.Bigstock.com

Imagen cortesía de www.Bigstock.com

Muchas personas se encuentran en esta situación. Se levantan cada mañana para ir a un trabajo que detestan. En Trabajemos.cl te traemos las alternativas que te pueden ayudar durante este proceso, lo importante es que aprendas a no malgastar tu tiempo cerrándote a otras posibilidades.

Síntomas del Síndrome de “Odio mi trabajo”

Parece mentira que en pleno siglo XXI, con todo lo que hemos avanzado como sociedad, haya tanta gente infeliz. De hecho, la enfermedad del siglo XXI es la depresión. Podríamos decir que puede haber múltiples causas, pero salvo tragedias personales, la mayor parte de la gente se deprime por un motivo: no llevan la vida que les gustaría llevar, y lo peor de todo, es que piensan que no pueden hacer nada para remediarlo, tienen una actitud completamente pasiva ante la vida.

Si odias tu trabajo, y te crees que eres una víctima del destino, y que no es culpa tuyo lo que sucede, haz un ejercicio de responsabilidad: nadie te obliga a estar en un trabajo que no te gusta, salvo tú mismo.

Veamos los síntomas más comunes del síndrome “Odio mi trabajo” para que puedas ver si lo padeces.

“No puedo dejar mi trabajo”

¿En serio? Deja de ponerte excusas y auto convencerte. Claro que puedes, lo que pasa es que no quieres. Sólo tienes que planificarlo adecuadamente.

¿Que tu situación es complicada? Mucha gente pone excusas del tipo “si no tuviese familia, dejaría mi trabajo y montaría mi empresa, pero no puedo arriesgarme” No te pongas excusas. Tu situación no es complicada, es bien sencilla: realmente no deseas cambiar tu situación, si así fuera, harías todo lo que estuviese en tu mano. Es más sencillo quejarse, que actuar y buscar posibilidades.

Cada día miles de personas dejan trabajos que detestan para buscar alternativas mejores. Muchos de ellos en situaciones más complicadas que la tuya. Y salen adelante. Tú eres capaz de conseguir lo mismo si te lo propones de verdad.

Quizás cometiste el error de escoger tu trabajo sólo por el dinero, y ahora en vez de enfocarte en buscar un trabajo que te guste, sigues pensando que no puedes cambiar tu realidad.

Imagen cortesía de www.bigstock.com

Imagen cortesía de www.bigstock.com

“Algún día…”

“Algún día dejaré mi trabajo”

“Algún día montaré mi propio negocio”

“Algún día viajaré por el mundo”

“Algún día haré un trabajo que me guste”

Algún día es el síndrome de los fracasados, de aquellos que sueñan, pero que nunca pondrán los medios necesarios para alcanzar sus metas. De aquellos que se sientan a esperar, a ver si la situación cambia. Si no has hecho nada por cambiar la situación ¿por qué esperas que tu situación cambie?

La realidad

La verdad duele, y por ello mucha gente no se atreverá a decírtela. Puede que si le cuentas a alguien que odias tu trabajo, esa persona te dé la razón, te haga sentir bien, y te diga lo que quieres oír.

¿Buscas soluciones?

Nada de lo que diga servirá si no estás dispuesto a cambiar de actitud y probar cosas nuevas, pero si estás dispuesto a escuchar, aquí tienes una lista de acciones que puedes llevar a cabo para superar esta situación:

  1. Busca alternativas No esperes cambiar la situación si no pasas a la acción. ¿Qué has hecho últimamente aparte de quejarte? Seguro que poco más.

Qué tal pasar a la acción con lo siguiente:

Acudir a eventos en tu ciudad de actividades que te interesen, y que podrían transformarse en negocio: fotografía, pintura, viajes, idiomas. Webs como Meetup te lo ponen fácil.

Plantearte metas profesionales y personales de manera inteligente, encontrar a gente que haya hecho cosas parecidas y contactar con ellos para preguntarles. Te sorprenderá la cantidad de gente que querrá contarte sus experiencias para ayudarte.

Empezar a buscar otros trabajos de manera planificada: Comienza por definir aquellos trabajos que te gustaría hacer. Permítete elegir. ¿Qué te falta para poder hacer esos trabajos? ¿Qué acciones puedes tomar que te ayuden a conseguirlos? La clave es definir de manera precisa.

  1. Sal de tu zona de confort

Haz cada día algo diferente. Aprende cosas nuevas, busca evolucionar y crecer personal y profesionalmente, ya que esto te mantendrá motivado. Salir de tu zona de confort, atrévete a hacer cosas que no hacías y plantearte nuevos retos te ayudará a mejorar tu autoestima y afrontar tu trabajo de manera más positiva.

  1. Cambia tu actitud: sé positivo

Por último, si quieres cambiar tu vida a mejor, estar frustrado y centrarte en lo negativo no te va a ayudar para nada. La frustración es como un veneno que va dañando tu cerebro, impidiéndote ver el mundo de opciones y posibilidades que tienes delante de ti.

Es más inteligente adoptar una mentalidad positiva, esto te permitirá alcanzar metas que antes pensabas imposibles.

Fuente: www.cazatutrabajo.com