¿Tienes madera y vocación de millonario?

Imagen cortesía de onlineplanet.se

Imagen cortesía de onlineplanet.se

Hay quien tiene madera de periodista, médicos, maestros, entre otros. Pero ¿Se puede tener cierta potencia para ser millonarios?

Un experto en desempeño empresarial explica cuáles son las preguntas que debes hacerte para saber si tienes madera de rico.  Bernard Marr, un reconocido autor en materia de organizaciones exitosas, big data e indicadores de desempeño, considera que éste es el momento de la historia en que cualquiera puede convertirse en emprendedor, pero existen factores que pueden convertirte en un emprendedor realmente exitoso.

Marr afirma que hay siete preguntas que debes hacerte para determinar si puedes convertirte en millonario:

¿Cuánta confianza tienes en la idea de convertirte en el mejor haciendo lo que haces? Hacer bien tu trabajo es importante pero tener confianza en que puedes hacer las cosas de manera sobresaliente es imprescindible. Los emprendedores exitosos son, casi por definición, personas con la convicción de que tienen las habilidades para desarrollar productos y servicios, pero también, para que la idea funcione.

¿Te gustan las relaciones públicas? Un emprendedor con madera de millonario debe tener la habilidad de crear conexiones fortuitas, no sólo para su beneficio, sino para ayudar a otros elementos de su ecosistema, convertirse en un conector, es una parte importante de ser exitoso.

¿Cómo de esencial es para ti contar con un ingreso fijo? Emprender implica sacrificios, ya sea trabajar el doble porque tu emprendimiento se debe desarrollar paralelo a tu trabajo de tiempo completo o por el hecho de gastar tus ahorros y dedicarte por completo. El experto en finanzas, Dave Ramsey, tiene una frase que debes considerar: “Si estás dispuesto a vivir como nadie más y sacrificar cosas como nadie más, después podrás vivir como nadie más lo hará.”

¿Cómo te sientes con la idea del riesgo y la incertidumbre? Si arriesgar es un tema tabú, entonces descarta la idea de convertirte en empresario. Crecer implica salir de la zona de confort, si inicias tu propia empresa, te verás en la necesidad de hacer algo que nunca habías hecho todos los días. Mucha gente prefiere la estabilidad y evade las sorpresas, se sienten incómodos con la idea de la incertidumbre, si eres de ese grupo, evita lanzarte al vacío.

¿Tienes miedo escénico? Como cabeza de un negocio tendrás que enfrentarte a una gran audiencia, rendir cuentas a inversionistas, clientes. Si ser el centro de atención es un problema para ti, puede que tengas que reconsiderar tu deseo de ser millonario.

¿Estás dispuesto a trabajar día y noche? Un emprendedor debe tener claro que, al menos por un tiempo, las vacaciones y los días festivos no existirán, incluso los fines de semana pueden convertirse en un espejismo. No es que descansar sea imposible, es que los primeros años simplemente son difíciles y demandantes.

¿Te gusta ser el jefe? Parece una pregunta obvia, pero hay a quienes no les gusta ser responsables de los resultados de otros. No es que tenga nada de malo, pero un emprendedor exitoso necesita estar seguro de que está listo para ser el jefe, si eso no es tu idea de la ocupación ideal, piensa dos veces antes de buscar fortunas con tu propio negocio.

Fuente: Revista Forbes