Las 5 debilidades que puedes revelar a un reclutador

1. “Solía ser un tanto desorganizado, pero ahora, a través de esta táctica mis habilidades de planificación realmente han mejorado”

La organización es una gran cualidad. Aun así, los entrevistadores saben que no todo el mundo la posee. Algunos candidatos son verdaderos perfeccionistas, mientras que otros deben esforzarse para serlo. Si la organización no es uno de tus fuertes, esta respuesta puede resultarte útil. Explica precisamente en qué consiste el método de organización que has comenzado a aplicar. El reclutador definitivamente se interesará en saber cómo has mejorado.

2. “Antes entregaba mis informes en la fecha límite, pero ahora he comenzado a adelantar mi trabajo”

Cumplir con las fechas límites es un rasgo fundamental de muchos trabajos. Esta respuesta da a entender que no tienes dificultades en realizar el trabajo dentro de un margen limitado de tiempo, pero que te interesa ser más eficiente y proactivo. Antes tal vez solías posponer las tareas, pero estás intentando solucionarlo.

3. “Solía trabajar en único proyecto cada vez, pero ahora puedo atender a múltiples tareas y obtener mejores resultados”

Muchos trabajos hoy suponen manejar varias tareas al mismo tiempo, por ello las personas multifacéticas  son muy requeridas.  Si esta es una debilidad personal, explica el sistema específico que has puesto en marcha para lidiar con ello. Asimismo, expláyate sobre cómo tu trabajo ha adquirido mayor calidad. Un ejemplo de ello puede ser: “concentrarme en distintos proyectos me permite cambiar el enfoque e inventar soluciones creativas”.

4. “Antes invertía demasiado tiempo en los proyectos, pero he aprendido a confiar en mis decisiones y ser más eficiente”

Se asemeja a admitir que eres perfeccionista, sin necesariamente decirlo. Invertir demasiado tiempo en un proyecto da a entender que quieres obtener el mejor resultado antes de entregárselo a alguien más. Intenta pensar en ejemplos específicos para ser más convincente.

5. “Los nuevos proyectos me entusiasmaban, y sin darme cuenta me sobrecargaba. Ahora he aprendido a reconocer mis límites”  

Esta respuesta expresa tu interés en los nuevos emprendimientos, pero en ocasiones te interesas tanto que sobrepasas tus límites de trabajo. Recuerda pensar en casos puntuales para demostrarlo. Explica cómo has aprendido a priorizar y saber cuándo decir no.

Huhman recomienda siempre ser honesto sobre la debilidad que elijas hablar. Si suena demasiado ensayado o falso, el reclutador se dará cuenta. Recuerda que estás lidiando con alguien que se dedica a leer los gestos y actitudes de las personas.

 

Fuente: Universia España