5 formas de crear un buen ambiente de trabajo

amigos-sociables

Sí. Todo el mundo prefiere un lugar de trabajo donde se respire un buen ambiente laboral. Un buen entorno de trabajo ayuda a potenciar la productividad, lo que permite a las empresas alcanzar sus objetivos.

Crear un buen ambiente de trabajo es una necesidad si lo que pretendemos es lograr éxitos. Por ello, las empresas deben apostar por un entorno de trabajo agradable, motivado y, ante todo, productivo.

¿Cómo crear un buen ambiente laboral? 

1. Organizando juegos y competiciones  


Organiza competiciones amistosas y ligeras que fomenten el espíritu competitivo de tu equipo. Crea equipos y propón un reto que los motive para conseguir un premio preestablecido.

No sólo debes aplicar estas competiciones a cuestiones de trabajo. También puedes organizar juegos en el que todo el personal pueda participar, como por ejemplo un torneo de futbolín. Esto fomentará las relaciones internas, generará confianza entre el equipo y, además, les distraerá de la rutina diaria.

 

2. Fomentando los descansos


Sin quererlo (a priori), hemos implementado en nuestro país una cultura donde el trabajo largo y continuado está más que bien visto. Y no nos engañemos, trabajar 12 horas al día sin descansos no nos hace más productivos. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Toronto en 2014 sugiere que el tiempo óptimo de descanso para maximizar nuestra productividad es de 17 minutos por cada 52 minutos de trabajo intenso.

Estos descansos son necesarios para refrescar la mente y volver a retomar el trabajo al máximo nivel. Sin ellos, nuestra concentración, capacidad de atención y capacidad lógica disminuye notablemente.

Una buena idea, cada vez más aplicada en las empresas, es habilitar un cuarto de descanso y equiparlo con cosas que ayudarán a tus empleados a desconectar de la rutina: una cafetera, sillones, juegos, etc.

 

3. Socializando fuera del trabajo


Aquellos lugares de trabajo donde los empleados, además de compañeros de trabajo, son amigos, logran alcanzar mejores objetivos y de forma más rápida.

Para poder fomentar esa amistad entre los empleados, es interesante de vez en cuando organizar encuentros informales fuera del horario laboral. Estos encuentros son especialmente útiles cuando tu equipo es nuevo y apenas se conoce, ya que acelerará notablemente la creación de esa confianza necesaria que todo buen equipo debería tener.

4. Celebrando logros


Los logros deben ser celebrados más allá de las recompensas económicas (bonos, comisiones, aumentos, etc.) previamente acordadas con los empleados. Estas celebraciones pueden ser desde una felicitación y reconocimiento al empleado o al equipo, hasta algún tipo de premio como una comida en un restaurante o medio día libre.

Dedicar tiempo a celebrar los hitos conseguidos ayuda a mantener motivados a los empleados. Además, pondrá en valor los objetivos planteados por la empresa, mantendrá un estado de ánimo positivo y reforzará la cohesión del equipo.

 

5. Siendo flexible


Por último, para poder crear un ambiente de trabajo óptimo, es necesario ofrecer cierta flexibilidad a tus empleados. No trates de imponer horarios estrictos o normas sin sentido. Céntrate en la productividad que, al fin y al cabo, es lo que realmente importa. 

La flexibilidad laboral puede beneficiar a la empresa ya que potencia la motivación, el compromiso y la satisfacción del empleado. Esto hará que tus trabajadores se sientan de mejor humor y aprecien más a la empresa, lo que mejorará el ambiente laboral al verse liberado de la tensión derivada de un sistema rígido.

Fuente: edenred