Las peores frases para decir en una entrevista de trabajo

Cuando estamos en proceso de cambiarnos de trabajo, ya sea porque nuestra empresa tuvo un recorte de personal, tuvimos problemas con algún compañero o simplemente queremos asumir nuevos desafíos, debemos prepararnos para todo tipo de preguntas de los reclutadores. La mayoría de las entrevistas las realizan los propios jefes de área o en el caso de una compañía pequeña puede que entreviste el propio director o dueño, es por esto que obviamente hay que causar una buena impresión y no dejar que los nervios te hagan hablar de más.

Es por eso que aquí hay una compilación de las peores frases para decir durante una entrevista de trabajo:

1. “Necesito este empleo. Por favor. ¡Estoy dEntrevista-de-trabajo-3esesperado!”

Los reclutadores siempre quieren tener a alguien que no caiga en la desesperación y que pueda superar desafíos sin estresarse.

2. “Me fui de mi trabajo porque me explotaban”

Hay que tener mucho cuidado con nombrar a tus ex jefes o ex empresas, ya que vivimos en un país pequeño y la teoría de los 6 grados se reduce a 3. Lo que puede resultar en un gran ¡Next! si es que tu reclutador era el amigo de la infancia de tu ex empleador.

3. “Perdón pero… ¿qué hace la empresa?”

Siempre tienes que al menos googlear la página web de la empresa. No puedes acudir a una entrevista sin saber a lo que vas o el core business de la compañía. Esto se ve mal a los ojos no solo de los reclutadores, sino que a los ojos de cualquiera.

4. “Ojalá el sueldo valga la pena…”

Si todavía no te han comunicado el sueldo que vas a tener, no hagas comentarios irónicos ni lances indirectas, espera a que te lo comuniquen. Esto puede fácilmente dejarte fuera del proceso de selección.

5. “¿El viernes se sale más temprano cierto?”

Esta es parecida a la anterior. No hagas comentarios que puedan echar a perder una buena entrevista, sino te han menciona los detalles, no especules ni te hagas expectativas con la flexibilidad horaria.

6. “Estuve súper enfermo y por eso me echaron. Aah pero… ahora ya estoy bien”

La mayoría de las empresas buscan que sus trabajadores estén sanos como un vaso de leche. Piensa que los trabajadores son piezas de un gran reloj, si uno de ellos falla, el funcionamiento entero estará en peligro.

7. “La verdad, soy súper autosuficiente y no me gusta trabajar en grupo”

Las compañías siempre buscan que sus colaboradores puedan trabajar en armonía y asuman tareas de equipo que ayuden al proceso productivo a ser más eficaz y eficiente.

8. “Tengo otras propuestas encima de la mesa”

Las compañías siempre buscan ser las únicas opciones a las cuales postulas. Recuerda que hay más candidatos esperando por el puesto y varios de ellos pueden ser mejores que tú. No tientes al destino y no busques presionar.

9. “Soy súper nerviosa”

Los reclutadores buscan que los futuros trabajadores tengan nervios de acero, puedan trabajar bajo presión y no se angustien si no pueden cumplir todas sus tareas a tiempo, ya que esto ralentiza las labores,paraliza los procesos creativos y contagia el ambiente con una sensación de inseguridad.

10. ” Mi debilidad es que soy demasiado trabajadora”

No mientas y generes expectativas con tus dichos, sé sincero y menciona tus habilidades y experiencias para que así el reclutador pueda hacerse una idea de cómo eres trabajando. Además, la mayoría de estos truquillos para impresionar ya están bastante pasados de moda y los reclutadores saben cómo descubrir la verdad.