Proactivo, el nuevo término que reemplazó al "buen trabajador"

Hace unos años, cuando un trabajador hacía bien su trabajo y daba ideas para mejorar el negocio en el que trabajaba, era considerado como ” un buen trabajador”. Ahora este término ha cambiado y lo hemos reemplazado por Pro- activo, una unión de palabras que pretende que todos podamos encarnar esta definición.

disruptive-innovation

¿Pero qué significa ser Pro-activo?

Se define como la actitud de tomar control sobre nuestra conducta, tomando la iniciativa para las acciones, haciendo respetar ante todo la libre elección de las mismas, y asumiendo la responsabilidad y las consecuencias que se desprendan de ello. Se impone como la contra a la “reactividad”. Mientras que el reactivo sufre por las circunstancias, el proactivo las aprovecha para convertirlas en oportunidades.

¿Parece fácil, cierto? Sí pero no lo es. La proactividad es una actitud, que si bien depende del ingenio y la creatividad de la persona, se puede ir trabajando a medida que pasa el tiempo. Si antes te considerabas una roca que hacía todo lo que el jefe decía sin cuestionar, entonces ahora cambia tu actitud y comienza a mejorar aquellas ideas que te parecen inútiles o incompletas.

Pasos para ser proactivo:

1. No tengas miedo: si nadie en el grupo de trabajo quiere tomar el rol de líder, tómalo tú. Verás que tendrás muchas responsabilidades pero esta pequeña tarea se convertirá en tu proyecto personal donde podrás sacar el mejor provecho de las habilidades de tus compañeros.

2. No seas conformista: Si todos los días realizas la misma rutina, haz algo para cambiarla, dale un plus a tu trabajo y esto será reconocido por tu superior.

3. Innova: Esto no quiere decir que te conviertas en un inventor que cree la máquina del tiempo, sino que piensa en la mejor manera de hacer más eficiente el proceso de producción de tu empresa.

4. Ve las cosas desde otro punto de vista: Siempre sitúate en diferentes escenarios, piensa en los usuarios de tu negocio, en los clientes, en los inversionistas y siempre plantea cambios para mejorar el servicio para ellos.

5. No esperes órdenes: Adelántate a tu jefe y no esperes que te diga qué hacer, hazlo tú primero. Así te ganarás la su confianza y eso se verá recompensado en la evaluación que tu superior realiza sobre ti.

6. Sé organizado: No dejes nada para mañana, cómprate un agenda e intenta diversificar de mejor manera el tiempo que te toma realizar ciertas tareas.