10 cosas molestas de un proceso de selección

No hay nada más tedioso que un proceso de selección de personal, las preguntas complicadas, los viajes, la espera, la inseguridad, la ilusiones, los reclutadores pesados y todo lo que te pueda ocurrir en un proceso de este tipo, hacen que la búsqueda laboral se transforme en un suplicio y no en una actividad que pueda ser provechosa para quien la vive. Por eso, hoy hice un recuento de todas aquellas actitudes y situaciones molestas de un proceso de selección.

  1.  Que el proceso dure un mes: Hay ocasiones en que con un par de entrevistas ya estás listo con un puesto de trabajo. Sin embargo, en la mayoría de las empresas, las entrevistas son casi un ritual donde debes conocer desde el junior hasta el CEO máximo, para luego pasar a una entrevista personal-seleccion-de-dibujos-animados_23-2147500103psicológica, además de tener una entrevista con el Dueño de la compañía que te hará un recorrido por las instalaciones. Esto puede ser una buena anécdota para contar, pero en el caso de no quedar, es la peor perdida de tiempo y dinero para alguien que busca trabajo.
  2. Perder tiempo y dinero: Ir a entrevistas de trabajo también es una inversión, ya que ponemos nuestro tiempo a disposición de otros, gastamos dinero en pasajes en bus o metro. Y de repente nos encontramos con que la oferta a la que vamos no se ajusta en nada a lo queramos, por lo tanto decidimos dejar de participar del proceso de selección.
  3. Que no te den explicaciones: Si no quedamos en una entrevista de trabajo, deberían darse el tiempo de redactar un mail explicando por qué no quedaste. Ya que así uno tiene posibilidades de mejorar y crecer como profesional, pero si ese feeback nunca existe, será una simple perdida de oxígeno.
  4. Que los reclutadores te interrumpan: Se supone que una entrevista es para conocer a alguien, pero hay reclutadores a los que se les olvida y en vez de poner atención a lo que se está diciendo, te interrumpen sin dejar que termines de relatar tu experiencia como ” ejecutivo del Banco x”
  5. Que te hagan muchos test psicológicos: Yo una vez fui a una entrevista donde me hicieron escribir una carta, dibujar a mi familia, ver tarjetas con colores, ver manchas, hablar de mi vida, mis intereses, mis relaciones, etc. Y creo que salí más loca y ansiosa de lo que entré.
  6. Entrevistas masivas: Molesta también cuando reciben 200 CV pero en realidad es solo un puesto en el que se necesita a alguien.
  7. Que no informen el sueldo: Son muchas las empresas que nunca se deciden por el sueldo a pagar y que tampoco respetan las expectativas de sueldo de sus futuros colaboradores. Si así creen que más personas van a aceptar trabajar ahí, están muy equivocados.
  8. Que pidan mucha experiencia: En este punto las empresas deberían dejar de mirarse el ombligo y ser capaces de enseñar y capacitar a sus trabajadores. No ahorrarse trabajo al pedir mucha experiencia que en muchas ocasiones puede estar obsoleta, haciendo que pierdan a jóvenes muy capacitados pero sin nadie les de una oportunidad.
  9. Que ni siquiera lean tu CV: Es común pensar que la empresa va a leer todos los CV, sin embargo, cuando uno llega a la entrevista, tienes que comenzar a resumir todo lo que dice tu hoja de vida porque el reclutador no tiene la más mínima idea de quién eres.
  10. Que paguen a honorarios: Muchas veces me pasó que para evitarse pagar cobertura por salud y seguros, las empresas comenzaban ofreciendo los primeros meses a honorarios. Es decir, tú no ganas nada, además debes poner dinero en tu AFP, ISAPRE o FONASA, pagar tus cuentas y además cumplir un horario. Cuando los que boletean, por ley,  no pueden tener un horario fijo.