Bachelet es nombrada por Bloomberg

bloomberg

El famoso medio tituló: “Bachelet, la Presidenta que prometió demasiado ve su popularidad desplomarse”, debido a la baja aprobación que está recibiendo hoy en día.

 

Vía El Mostrador

El influyente medio dice que su agenda de reformas al sistema tributario, la educación, pensiones, salud y constitución, se ve irremediablemente ambiciosa en medio del crecimiento más bajo en seis años y su popularidad por los suelos.

La Presidenta Michelle Bachelet debe estar preguntándose cómo todo salió tan mal tan rápidamente, comienza un duro reportaje de Bloomberg.

Explica que a menos de dos años después de ganar un segundo mandato por el mayor margen electoral desde Chile volvió a la democracia en 1990, su índice de aprobación ha caído a un mínimo histórico de 24 por ciento. Las acusaciones de amiguismo y la mala gestión económica han socavado su apoyo entre los pobres, muchos de los cuales se sienten defraudados con la mujer que alguna vez defendieron, según muestran las encuestas de opinión.

La ex preso político y jefe de la unidad de las mujeres de la ONU llegó a La Moneda para un segundo mandato en marzo del año pasado con la promesa de reformar el sistema económico neoliberal puesto en marcha por el ex dictador Augusto Pinochet.

Ella iba a revisar el sistema tributario, las leyes laborales, la educación, la salud, las pensiones y la Constitución.

Ahora, en medio del crecimiento económico más lento en seis años, su programa electoral se ve irremediablemente ambicioso.

“El gobierno tendrá que renunciar a la idea de hacer lo que se planeó originalmente,” Cristóbal Bellolio, analista político de la Universidad Adolfo Ibáñez, dijo por teléfono desde Londres. “Ahora, las prioridades son la reactivación de la economía y la lucha contra la delincuencia.”

El banco central y el gobierno han reducido sus previsiones de crecimiento en los últimos dos meses a medida que se hace cada vez más evidente que el boom minero de 10 años llega a su fin y la preocupación por el programa de reforma empuja la confianza empresarial al nivel más bajo desde 2008.

El gobierno ahora espera un crecimiento de 2,5 por ciento, por debajo del 3,6 por ciento en el presupuesto de 2015 elaboró ​​el año pasado.

Sin renuncia

Diluir o ralentizar el paquete de reformas no será fácil. Bachelet ha prometido “realismo, sin ceder” en sus promesas electorales como oposición a los montajes de cambios. Muchos en Chile se preguntan donde eso deja el paquete de reformas.

“El país probablemente seguirá siendo un desastre”, dijo Patricio Navia, cientista político chileno de la Universidad de Nueva York.

“El gobierno seguirá siendo incapaz de sacar a la economía del lodo, ya sea dando marcha atrás y moderando las reformas o empujar hacia adelante con los cambios más radicales “.

El índice de aprobación de Bachelet bajó a 24 por ciento en agosto, según un sondeo de Adimark-GfK, el más bajo de cualquier presidente desde que la encuesta mensual se inició en 2006. La calificación está por debajo de 54 por ciento cuando asumió el poder y del 84 por ciento que tocó al término de su primer mandato. Incluso entre el tercio más pobre de la población, la tasa de aprobación de Bachelet se ha reducido en 24 por ciento.

La noticia es aún peor. Apoyo a la reforma de la educación se ha reducido a 39 por ciento desde el 58 por ciento en mayo de 2014, mientras que el respaldo a los cambios a la legislación laboral se ha reducido a 31 por ciento desde el 53 por ciento este año.

Caso Caval

Un duro golpe para Bachelet llegó desde el interior de su propia familia, cuando su hijo fue acusado de utilizar su influencia para obtener un préstamo para su esposa para negocio inmobiliaario en febrero. Él ha negado las acusaciones.

“La gente la eligió para hacer frente a la desigualdad en un país que crece y se desarrolla, pero no terminaron con los abusos de poder y la economía se ha estancado”, dijo Navia.

Sin embargo, sólo hay un grupo menos popular que el gobierno de Chile y que es la coalición de la oposición, conocida como la Nueva Alianza, que también ha sido debilitado por un escándalo de financiamiento de las campañas. Su índice de aprobación ha caído a 15 por ciento, en comparación con 16 por ciento para el gobierno, según Adimark.

Tampoco Bachelet solo en América Latina. Dado que el crecimiento se tambalea en toda la región, el presidente de Brasil, Dilma Rousseff, ha visto su calificación caída de 8 por ciento, Ollanta Humala de Perú se ha reducido en 17 por ciento, y de Venezuela, Nicolás Maduro, se encuentra en 22.7 por ciento.

La desconfianza en Chile se ha extendido a todos los ámbitos de la sociedad, incluida la comunidad de congresos y de negocios, que ha culpado programa de reformas del gobierno para socavar la inversión, según la encuesta Adimark.

“Estamos en un triángulo de desconfianza”, dijo el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, ayer en Icare, refiriéndose a la comunidad empresarial, el gobierno y la sociedad civil. “Va a ser difícil para impulsar la confianza en la comunidad empresarial y el gobierno si la sociedad no cree una palabra que ninguno de los dos dice.”