Mobbing o bullying laboral ¿Cómo poder identificarlo?

Te levantas todos los días no queriendo asistir a tu trabajo, tus compañeros hablan de ti a tus espaldas, te molestan y te hacen bromas pesadas cada vez que te ven. Tu jefe, al igual que tus compañeros, se burla de ti y sigue los juegos de los demás y hasta habla de ti con otros superiores. Al principio era divertido y no te molestaba, pero con el tiempo, estas conductas comenzaron a calar hondo en tu personalidad y seguridad. Te sientes solo y excluido, desesperado y con ganas de salir arrancando de ahí cuanto antes, e incluso has pensado en renunciar pero la inseguridad te hace no querer buscar mejores rumbos. Si esta situación te suena conocida, puede que estés siendo víctima de bullying laboral o mobbing, el término que usa para describir al acoso que sufre un empleado al sentirse aislado, poco valorado, con baja autoestima y que tiene por finalidad la renuncia de la víctima. Este acoso puede ser ejercido en forma descendente, es decir, ser víctima del jefe, u horizontal, cuando sé es objeto de burlas o violencia por parte de los compañeros de trabajo.

mobbing-laboral editadoEn nuestro país, el bullying está mucho más ligado a la violencia que sufren los niños en sus colegios o escuelas, o incluso se puede trasladar ámbitos superiores como en la universidad o instituto. Sin embargo, el acoso está presente en todos lados y lo pueden sufrir personas adultas también. 

El código laboral en Chile, sanciona el acoso y lo establece como una “conducta que constituye agresión u hostigamiento reiterados, ejercida por el empleador o por uno o más trabajadores, en contra de otro u otros trabajadores, por cualquier medio, y que tenga como resultado para el o los afectados su menoscabo, maltrato o humillación, o bien que amenace o perjudique su situación laboral o sus oportunidades en el empleo. La norma legal señala además, que el acoso laboral es contrario a la dignidad de la persona”. 

¿Pero cómo nos podemos dar cuenta de que existe el acoso? Según el autor del libro Mobbing y experto en acoso laboral, Iñaki Piñuel, existen indicios que nos pueden alertar, de que estamos siendo víctimas de bullying en nuestro trabajo. 

1. Mi superior se niega a comunicar, hablar o reunirse conmigo.

2. Me ignoran, me excluyen, o me hacen el vacío, fingen no verme, no me devuelven el saludo, o me hacen “invisible” .

3. Me chillan o gritan, o elevan la voz con vistas a intimidarme.

4. Me interrumpen constantemente impidiendo expresarme.

5. Prohíben a mis compañeros o colegas hablar conmigo.

6. Inventan y difunden rumores y calumnias acerca de mí de manera malintencionada.

7. Minusvaloran y echan por tierra mi trabajo sistemáticamente no importa lo que haga.

8. Me acusan injustificadamente o falsamente de incumplimientos,errores, o fallos, inconcretos y difusos que no tienen consistencia ni entidad real.

9. Me atribuyen malintencionadamente conductas ilícitas o antiéticas contra la empresa o los clientes para perjudicar mi imagen y reputación.

10. Recibo críticas y reproches por cualquier cosa que haga o decisión que tome en mi trabajo con vistas a paralizarme y desestabilizarme.

11. Se amplifican y dramatizan de manera malintencionada pequeños errores o nimiedades para alterarme.

12. Me amenazan con usar instrumentos disciplinarios (rescisión de contrato, no renovación, expediente disciplinario, despido, traslados forzosos, etc…)

13. Desvaloran mi esfuerzo profesional, restándole su valor, o atribuyéndolo a otros factores 14. Intentan persistentemente desmoralizarme mediante todo tipo de artimañas.

15. Utilizan de manera malintencionada varias estratagemas para hacerme incurrir en errores profesionales y después acusarme de ellos.

16. Controlan, supervisan o monitorizan mi trabajo de forma malintencionada para intentar “pillarme en algún renuncio”.

17. Evalúan mi trabajo y desempeño sistemáticamente de forma negativa de manera inequitativa o sesgada.

18. Me dejan sin ningún trabajo que hacer, ni siquiera a iniciativa propia, y luego me acusan de no hacer nada o de ser perezoso.

19. Me asignan sin cesar nuevas tareas o trabajos, sin dejar que termine los anteriores, y me acusan de no terminar nada.

20. Me asignan tareas o trabajos absurdos o sin sentido.