¿Por qué no me llaman? 10 errores que cometes en la búsqueda laboral

Los que hemos estado mucho tiempo sin trabajo, constantemente nos preguntamos, por qué no quedamos seleccionados para determinados puestos. Las razones pueden ser muchas, desde que tu CV no está bien escrito, no diste una buena entrevista, te pusiste nervioso, tu CV nunca llegó al correo del reclutador, la fecha de la postulación expiró o que simplemente tu CV no era atractivo para la empresa.  Es por eso que hoy quiero destacar 10 errores comunes que puedes estar cometiendo al momento de buscar trabajo, de los cuales no te has dado cuenta.

  1. Tipeaste mal el e-mail del reclutador: Muchas veces no nos damos cuenta de que con la presión de tener que enviar tu CV antes que otros candidatos puedes escribir mal el mail de destino, muchas veces si la dirección es errónea, el software del email nos avisa pero en la vida existen las casualidades y puede darse el caso de que tu CV vaya a parar a la bandeja de entrada de otra persona. Por eso chequea dos y tres veces la dirección de correo electrónico del reclutador. CC_2498711_entrevistas_de_trabajo_que_abren_la_puerta_a_lo_que_tu_quieras
  2. Llegaste atrasado a una entrevista: Si tienes problemas con el transporte público o con las tacos que atochan las calles, sal con mucho tiempo de anticipación, ya que puedes ser el candidato perfecto pero no quedarás si llegaste aunque sea 5 minutos atrasado a la entrevista. Comprueba con anticipación la dirección y evita malos entendidos.
  3. Tu email da vergüenza: Cuando somos jóvenes, acostumbramos a tener direcciones de correo electrónicos divertidas y llamativas. Sin embargo cuando queremos postular a un trabajo, tenemos que demostrar profesionalismo y tener un correo formal. Si tu dirección es similar a ximenalasabrosa@gmail.com, difícilmente quedes en el trabajo. No por discriminación, sino por la formalidad con que te presentas a un trabajo.
  4. Tu CV es fome: Cuando tu CV no llama la atención porque no aporta datos interesantes sobre tus habilidades y experiencias, probablemente no quedes seleccionado. Es por eso que debes ser riguroso con la información, establecer fechas de inicio y de término, los cargos desempeñados, los logros obtenidos y cómo te gustaría desarrollarte dentro de la empresa a la cual estás postulando.
  5. No eres formal: redacta tu CV con una tipografía Arial o Times New Roman o Calibri, evita las letras llamativas o graciosas, a menos que postules a un cargo creativo. Si deseas poner una fotografía no utilices la del facebook, no utilices un fondo blanco y viste de manera formal. Si acudes a una entrevista, viste formal o de acuerdo a los requerimientos de la empresa.
  6. No te mostraste receptivo: Hay veces en que los trabajos a los que postulamos no son los ideales y distan mucho de lo que esperábamos encontrar cuando salimos de la universidad o instituto, a pesar de todo eso, la necesidad de producir alguna ganancia nos hace aceptar lo que más nos acomode, aunque por el momento no nos muramos por trabajar ahí. Si este es tú caso, no te demuestres desganado, solo porque no te gusta, a los reclutadores siempre van a preferir una persona con ganas de trabajar que a una sin ánimos.
  7. Fallaste en las pruebas: En muchos procesos de selección, te hacen superar pruebas relacionadas con el trabajo al cual estás postulando. Por eso, siempre ten en cuenta este detalle y ve preparado, investiga antes de ir a la entrevista y ensaya desde el discurso que vas a dar hasta la posible prueba que te puedan hacer rendir.
  8. Diste un discurso desorganizado: Cuando te presentes con un reclutador, cuenta tus experiencias laborales más recientes, detallando duración en el cargo y las responsabilidades adquiridas. También menciona tus habilidades y en eso que hace que te destaques. Y lo más importante, ensáyalo mil veces para evitar confusiones y que el reclutador quede maravillado con tu capacidad para relatar.
  9. Hablaste de más: Evita hablar mal de tu anterior trabajo, ya que dará la impresión de que eres una persona en la cual no se puede confiar, recuerda que es una entrevista, no una confesión. También, evita los halagos y hacer comentarios incomodos, como que el sueldo podría ser más alto o que el código de vestimenta es muy estricto.
  10. No estás capacitado: Existen ocasiones en que un trabajo nuevo puede ser una gran oportunidad para aprender desde cero, sin embargo, hay cargos para los que se necesita cierta experiencias o al menos saber lo básico ya que es muy complejo y desgastante explicar todo lo que debes hacer. Intenta postular a aquellas ofertas donde sepas lo que tienes que hacer.