10 Tips para sobrellevar la cesantía de la mejor forma

Existen ocasiones en que estar cesante significa que tu vida se paraliza, como si alguien con un control remoto pusiera Pause a tu actual rutina para luego pasar a un vacío eterno de planes.

Ya no puedes salir porque temes gastar dinero, comienzas a sentirte inútil e inservible, los gastos se acumulan y el tiempo transcurre lentamente mientras miras la pantalla del computador, tratando de buscar ofertas laborales.

Los primeros días son fáciles, todavía tienes la esperanza de que tu experiencia servirá para encontrar un buen trabajo luego, pero cuando pasan los meses y ves que las cosas no mejoran, la ansiedad te come de a poco y nos vamos apagando.

Por eso hoy quiero compartir cómo sobrellevar la cesantía sin morir de la ansiedad y la falta de ideas.

7f9633a918cae5e48a2d0ed27e34df6a006474a9_1600

  1. Haz ejercicio: Cuando estamos cesantes nos ponemos sedentarios, es por eso que debes realizar algún ejercicio que te permite liberar tensiones, quemar calorías y producir endorfinas. Las que tienen un efecto analgésico y producen sensación de bienestar y felicidad.
  2. Desarrolla proyectos: Que no te agarre la rutina de la TV y el sofá. Intenta realizar algún proyecto que siempre has querido hacer. Estar cesante no significa el fin de tu vida. Hay muchas personas que al estar en tiempos de crisis, han desarrollado grandes negocios observando las necesidades ajenas.
  3. Rodeate de amigos y familia: Estar sin trabajo puede ser un factor importante para caer en depresión, por lo que necesitas estar acompañado. Disfruta del amor y cariño de tu familia. No te aisles, ya que es la peor forma de afrontar los problemas.
  4. Busca trabajo constantemente: Por mucho que te quedes mirando el cielo, no te va a caer un trabajo enviado por los ángeles. Debes entrar en las redes y usar los buscadores para potenciar tu búsqueda laboral. Lo más importante en este punto es ser constante, y hacerlo casi como si te pagaran por ello. De otra forma te estancaras y nunca aparecerá una buena oportunidad.
  5. Sé consciente con los gastos: A menos que tu finiquito sea millonario, no te excedas con los gastos. Recuerda que la cesantía es impredecible y no sabes cuánto tiempo vas a estar sin producir algo. Hay miles de actividades que puedes realizar sin tener que gastar mucho dinero, como salir a parques a caminar, a la casa de amigos o ver películas desde tu casa.
  6. Edúcate: Repasa aquellas materias, conceptos o proyectos que no comprendías muy bien en tu trabajo. Ahora tienes tiempo para aprender y con la ayuda de internet no necesitarás ni salir de tu casa. En el ciber espacio existe mucha información con respecto a muchos temas, la clave es no quedarse haciendo nada.
  7. Marca un antes y un después: Analiza por qué tuviste que salir de la empresa a la que pertenecías y qué fallas o errores puedes arreglar. Utiliza los conocimientos que tienes para demostrarlos en entrevistas y en tu propio CV.
  8. Arregla tu CV: Ya ha pasado un tiempo desde que utilizaste tu CV, ahora es hora de actualizarlo y redactar todas aquellas nuevas habilidades que aprendiste y los logros que tuviste en tu ex empleo.
  9. Calma: No te desesperes si nada resulta como esperabas, debes mantener la calma y seguir buscando trabajo. Lo peor que puedes hacer es perder las esperanzas y desmotivarte en la búsqueda.
  10. Busca nuevos rumbos: Si ya vas por el año de cesantía y tu carrera está un poco colapsada por el alto nivel de cesantía, quizás sea hora de buscar nuevos rumbos. No necesitas estudiar otra cosa, pero sí capacitarte en aquello que no sabes hacer y que en ese momento esté dando frutos.