5 maneras de resolver conflictos laborales sin morir en el intento

Es común, ya sucedió y va seguir ocurriendo muchas veces, que los roces con nuestros compañeros se transformen en verdaderos campos de batalla. Sin embargo, está en ti, detener cualquier comportamiento inadecuado y que pueda afectar tu productividad laboral. 

compañeros-de-trabaj1Más de alguna vez hemos tenido alguna pequeña discusión con algún compañero de trabajo o alguna diferencia con un superior por materias relativas al trabajo o al comportamiento que tenemos dentro de nuestra empresa. Lo que puede ser una conducta aislada y un evento que no volverá a repetirse, pero en la minoría de las ocasiones estás diferencias pueden ir escalando de nivel y pueden llegar a convertirse en el pan de cada día. Lo que afectará a tus relaciones laborales y a tu productividad personal.

La mejor técnica en estas ocasiones es cortar el problema de raíz y arreglar las diferencias que tengas tu compañero. Si no da resultado, aquí te entrego 5 maneras de mejorar estos conflicto, sin morir en el intento.

  1. Ve a la fuente no al jefe: Hay ocasiones en que los conflictos se realzan, ya que las personas prefieren “acusar” al involucrado y no resolver el problema de raíz.  Esta conducta es dañina, ya que darás la impresión de que no eres lo suficientemente maduro para encargarte de tus propios problemas, junto con perder la confianza del resto del equipo.
  2. Sé auto-crítico: Sabemos que sueles tener la razón, pero a veces podemos estar equivocados y tener fallas de las que no nos damos cuenta. Analízate y resuelve qué puedes hacer para mejorar.
  3. Haz concesiones: Cuando ya tengas claro lo que le molesta a tu compañero, trata de llegar a un acuerdo de mejoramiento mutuo.  O si no llegarán a un punto en que las agresiones ya no serán solo verbales y estarán afectando al clima laboral de toda la organización.
  4. Sé directo y claro: Si necesitas un favor o necesitas que te ayuden con alguna tarea, sé específico y claro. La mayoría de los malos entendidos ocurren porque los mensajes no son bien entendidos por los receptores ya que el emisor no se está explicando bien.
  5. Métete en tus asuntos y no en los ajenos: Si tus compañeros tienen un problema en específico, no tomes partido por ellos, preocúpate de tus problemas y no generes controversia con dichos, ya que la “mala onda” puede irse en tu contra.