¿Qué son las referencias laborales y para qué sirven?

En el mundo laboral, las referencias son cada día más importantes, pues  es la única manera, en que el futuro empleador puede comprobar las experiencias y logros de sus postulantes. 

entrevistaPero una referencia es más que de tu ex supervisor diga que eres una buena persona o que eras muy responsable en tu antiguo trabajo. Una buena referencia es una persona que puede hablar positivamente sobre tu desempeño y te puede recomendar para el trabajo que estás solicitando. 

Sin embargo, obtener una referencia no es fácil, ya que debe ser alguien que haya trabajado contigo codo a codo y que haya podido evaluar tu desempeño en el cargo, juzgar de manera apropiada tus funciones y habilidades, tanto blandas como técnicas. 

 La mayoría de las personas creen que una referencia la pueden obtener desde un compañero de oficina, pero no es así, debido a que el nivel de evaluación es casi nulo, y la empresa que te quiere contratar busca a alguien que sea objetivo con sus comentarios. Estas referencias se consideran ineficientes e inadecuadas. 

Para que lo tengas más claro, aquí te entrego 5 tips sobre las referencias laborales:

  1. No basta con entregar el nombre: Debes describir el tipo de relación que tenían y las tareas que esa personas te encomendó. Como ya dijimos, una referencia siempre tiene que ser un jefe, supervisor, mentor o profesor de la universidad con el que trabajaste.
  2. Trato directo: No sirve si es tu jefe que te caía bien pero que nunca trabajó directamente contigo. Una buena referencia es alguien que pudo ver cómo tu desempeñó evolucionó.
  3. Deben argumentar lo mismo: Tu referencia y tú deben entregar la misma información con respecto a tu cargo anterior y por qué dejaste de trabajar ahí. No sirve que tu referencia diga que te echaron por mal comportamiento y que tu digas que hicieron recorte de personal.
  4. Deben estar actualizadas: La referencia, idealmente, debe corresponder a una persona con la cual trabajaste recientemente y por lo tanto debe corresponder a tu último trabajo. Son menos confiables los testimonios de personas con las cuales trabajaste hace 3 años. Si no tienes referencias actuales, la empresa puede pensar algo negativo de tu salida de aquella entidad.
  5. Confirma la fuente: Habla con tu ex jefe y pídele que sea tu referencia, no pongas el contacto de cualquier persona, ya que tienes que conocer la opinión que tiene de ti y de tu trabajo. Puede suceder que entregue una mala referencia o ni siquiera se acuerde de ti.