¿Te desvelas trabajando? Te decimos cómo sacar partido de la noche sin afectar tu salud

Vía Pijama Surf 

Las noches se hicieron para dormir y el día para trabajar, ¿no es cierto? En teoría así debería ser, pero ya sea por encargos de última hora, por mala planeación, procrastinación o simplemente porque has decidido pasar la noche en vela (no somos nadie para cuestionar tus motivos), hay veces en que las horas nocturnas se vuelven las más activas, y nuestros cuerpos nos cargan factura después.

Trabajar-de-nocheY es que, según datos de la Unión Europea, 20 % de los trabajadores del sector industrial y 18 % del sector de servicios trabaja en turnos que pueden extenderse hasta después de que baja el sol. El reñido ambiente laboral no parece cambiar hacia formas de trabajo más amables con el organismo –en cambio, parece que la tendencia se volverá más aguda.

No dormir bien puede generar muchos trastornos físicos, como cansancio y somnolencia (duh!), además de problemas gastrointestinales y alteraciones metabólicas en los ciclos menstruales de la mujer. Nos ponemos irritables y andamos todo el día como vampiros salidos del ataúd.

Por ello, si esta noche vas a desvelarte, te pasamos algunas recomendaciones para que tu salud resulte lo menos afectada posible:

No bebas café ni alcohol

Aunque puede que la cafeína te ayude a concentrarte, también podría afectar gravemente tu ciclo de sueño e impedirte dormir cuando sea tiempo de hacerlo. Lo mejor es no beber café 2 horas antes de acostarte. A menos que se trate de una fiesta, no consumas alcohol tampoco, pues eventualmente produce somnolencia.

Agua y luz

El agua es excelente para despertarte, además de que ayuda a compensar la pérdida de energía que produce la concentración laboral y ayuda también a contrarrestar la fatiga. La magia de las jornadas nocturnas reside en que tu cuerpo reciba los mismos estímulos que recibiría de día: la buena iluminación de tu lugar de trabajo te ayudará a contrarrestar la somnolencia que tu reloj circadiano trata de producir naturalmente.

El delicado arte de vivir de noche

Nuestro cuerpo produce naturalmente una hormona llamada melatonina, encargada de producir la sensación de sueño y eventualmente, de hacerte dormir. Existen muchas técnicas para influir en los ciclos circadianos (los ritmos naturales del dormir y despertar), desde apps para móviles que registran tus movimientos (recomendable: Sleep Cycle, que te despierta cuando calcula que has dormido ciclos completos de sueño profundo) hasta técnicas avanzadas para espaciar muchas siestas a lo largo del día.

La desventaja de este tipo de técnicas es que a la larga resultan detrimentales para tu salud, y pueden transformarte de vampiro en zombi. Tomar cápsulas de melatonina puede ayudarte a regular tus ciclos de sueño cuando trabajas de noche, o ayudarte a dormir por la mañana con mayor facilidad. Se venden sin prescripción, pero consulta a tu médico antes de comenzar un tratamiento.