Qué es la Cultura Organizacional y cómo promoverla

La cultura organizacional o empresarial, es un término que ha estado de muy moda en los últimos años y se usa para definir la personalidad de una organización  y de sus trabajadores. Cómo se relacionan, qué lenguaje utilizan, qué rituales comparten y cómo ejecutan su trabajo. 

Has escuchado la expresión: “En mi trabajo, así se hacen las cosas”…Esta frase resume fielmente la definición de cultura organizacional. Ya que, la forma en cómo se logran los objetivos de la empresa, responden a los valores y sueños de la misma institución, la cual pretende inculcar en sus empleados un estilo de vida, de trabajo y de convivencia con el resto, ya sean compañeros, clientes, jefes o proveedores.

La cultura organizacional por lo tanto, debe ser una forma de vida que sea replicada por los trabajadores y con mayor importancia por sus jefes, aplicándose a reglas y comportamientos propios de esta cultura.

Por ejemplo, si en una empresa el horario de trabajo es flexible, al igual que el código de vestimenta, no quiere decir que en la empresa sean descuidados, es que así es su cultura organizacional y este patrón corresponde a ciertos valores intrínsecos en la compañía que les son vitales para cumplir sus objetivos de crecimiento.

Aunque la empresa no tenga definidos sus valores y creencias, de igual forma existe la culzurichgoogle06tura, aunque sea negativa y se forme a partir de malos hábitos y comportamientos.

¿Pero cómo podemos definir una cultura para nuestra empresa?

  1. Entregando valores: Estos valores, tienen que ser positivos y fomentar la buenas relaciones, el cuidado por el clima laboral y la colaboración, pero más importante es que vayan de la mano con lo que la empresa quiere proyectar hacia sus clientes o público. 
  2. Entregando desarrollo: Si se fomenta el desarrollo de los trabajadores, los trabajadores serán más leales y querrán más a  su empresa, hablarán bien de ella y replicarán sus valores fuera de ella.
  3. Capacitando: Un trabajador informado puede ser más transparente a la hora de vender un producto, y puede desenvolverse mejor cuando tiene que tratar con un cliente.
  4. Comunicar: Los  dirigentes de la empresa deberían siempre preocuparse por comunicar los objetivos de la empresa, y alinearlos con los de los trabajadores.
  5. Fomentando la comunicación: No solo la comunicación entre jefes y empleados, sino que fomentando la comunicación entre pares y entregando instancias para eso.
  6. Estableciendo cómo se hacen las cosas: Es importante marcar una pauta de cómo se hacen las cosas (por el momento) y explicar por qué es importante seguirla. Si a sus empleados les hace sentido, seguirán las instrucciones al pie de la letra.
  7. Afuera los malos hábitos: La mayoría de los malos hábitos proviene de los dirigentes de la empresa, q5277a78fedc6b2aab30d521d07ba8108uienes son los que replican sus conductas en sus trabajadores, es por eso que los jefes deben ser modelos a seguir.
  8. Rodearse de elementos similares: Para mantener una cultura organizacional, los valores y objetivos deben estar unidos a sus trabajadores. Por lo que al momento de contratar trabajadores, estos deben ser similares al resto y tener características en común.
  9. Estímulos positivos: Cada vez que un empleado haga algo bueno, este debería ser recompensado. Así las buenas conductas se estimulan y promueven.