Preguntas curiosas: ¿Puede un pene trasplantado desde un muerto funcionar como un pene natural?

Los transplantes son el avance más exitoso que ha tenido la ciencia y la medicina en este último tiempo. Y de hecho los órganos que se pueden trasplantar son muchos y algunos más curiosos que otros. 

Un transplante no tan común y que forma parte del Tabú de nuestra sociedad, son los intercambios a nivel de órganos sexuales. Y aunque no lo creas, el transplante de pene es algo más común de lo que imaginas, solo entre 2001 y 2013, casi 1.400 soldados sufrieron mutilaciones genitales por detonación de bombas caseras, y todos ellos eran hombres menores de 35 años. Por lo que se vuelve un campo muy interesante y urgente de estudiar. 1309298409_850215_0000000000_sumario_normal

El primer transplante de pene, de todos modos, se hizo en China, en 2006. El paciente, un hombre de 44 años, había sufrido un accidente en el que sus genitales habían sido gravemente mutilados, y aunque la operación, de 15 horas, fue un éxito, él solicitó al cabo de unas semanas que le extirparan el nuevo órgano. Podía orinar sin problemas después de diez días, pero el rechazo era psicológico, no fisiológico.

Pero la pregunta que todos nos hacemos es: ¿Funciona un pene trasplantado de alguien muerto?

Bueno, la ciencia y la experimentación han respondido que todo depende de cómo evolucione física y psicológicamente la persona transplantada.

Por ejemplo, médicos del hospital descarga (2)Tygerberg y de la universidad Stellenbosch, de Sudáfrica, lograron un gran éxito en diciembre del año pasado, al transplantar un nuevo pene a un joven de 21 años que había sido mutilado en una circuncisión fallida, y que le había dejado un órgano de un centímetro. En este caso, el paciente pudo empezar a orinar por sí mismo, sin la ayuda de un catéter, a las dos semanas. Y pudo también volver a practicar sexo con normalidad poco después, siendo capaz de tener erecciones y eyacular, aunque las sensaciones normales tardarían unos meses en regresar, hasta que se regeneraran las terminaciones nerviosas.

Sin embargo, este no es el caso de todos y la muestra no es la suficiente como para pronosticar un escenario en general.