La gente feliz es más productiva

“La lección clave para los gerentes de nuestra investigación es que más felicidad no da lugar a más distracción”, dice investigador.

Vía La Gran Época

Economistas de la Universidad de Warwick encontraron que la felicidad aumenta la productividad en un 12 por ciento.

empleados-felices-

Andrew Oswald, Eugenio Proto y Daniel Sgroi llevaron a cabo una serie de experimentos para poner a prueba la idea de que los empleados felices trabajan mejor. Este estudio que incluyó a más de 700 participantes, es la primera evidencia causal que usa pruebas aleatorias. Será publicada en la revista Labour Economics.

Para crear felicidad bajo condiciones de laboratorio, los investigadores emplearon una leve manipulación emocional. A algunos sujetos elegidos al azar, se les presentó un clip del comediante Bill Bailey y a otros se les regaló frutas y chocolates. Otro grupo de muestra miró un vídeo placebo y no se les regaló nada.

A otro grupo se le pidió sumar correctamente una serie de cinco números de dos dígitos en un tiempo programado de diez minutos. Esta prueba fue diseñada para evaluar la productividad bajo presión. Para monitorear qué tan bien hicieron la tarea, se les aplicó además una prueba más compleja que evaluaba la habilidad matemática subyacente.

Los investigadores encontraron que mirar la comedia, o comer el chocolate, mejoró la productividad de la siguiente tarea. En toda la muestra, los voluntarios respondieron correctamente un poco menos de 20 sumas en diez minutos. Los sujetos felices aumentaron en aproximadamente dos respuestas correctas, un alza de 10 al 12 por ciento.

Amigos-felices-619x346

Para probar si el mismo efecto también funcionaba en forma inversa, los investigadores preguntaron a los voluntarios acerca de tragedias recientes que pueden haber influido en su felicidad subyacente. Para garantizar que las preguntas en sí mismas no influyeran en la felicidad a corto plazo, este estudio tuvo lugar después de que los participantes habían concluido las tareas de productividad y aritmética. El estudio encontró un efecto similar: Quienes tenían razones para sentirse infelices, se desempeñaron peor en las tareas de productividad.

Por supuesto, esta no es la primera vez que se demuestra que la felicidad mejora la productividad. Cary Cooper, de la Universidad de Lancaster, señala que los hallazgos de estos economistas experimentales confirman lo que sus compañeros psicólogos ya saben. “Numerosos estudios que trabajaron con conjuntos de datos grandes y longitudinales, demostraron la asociación que existe entre estrés, baja productividad, y reducción de la satisfacción laboral”, dijo Cooper.

Eugenio Proto, del equipo de Warwick, dijo que “Los experimentos en condiciones de laboratorio como el nuestro, significan que usted puede controlar los efectos precisos”. Siente que la investigación de la encuesta de Cooper valida lo que encontraron en el laboratorio.

La pregunta obvia es, si algo de esto es realmente aplicable en el lugar de trabajo. Los autores del estudio creen haberse anticipado a esto: El experimento con fruta y chocolate se llevó a cabo después de la comedia, precisamente porque tales regalos son fáciles de reproducir en el mundo real. Como su trabajo lo señala, dar chocolate es más fácil que “conseguir un cómico para contar chistes en una fábrica a las 8:00 a.m. todos los días”.

Mujer-feliz

Puede que sea así, pero realmente, ¿pueden los regalos inspirar para hacer un mejor trabajo? Cooper señala que la baja productividad se basa en la mala gerencia. Para él, “la razón principal por la cual las personas se vuelven infelices e improductivas en el trabajo, radica en su supervisor inmediato”.

Proto dice que las conclusiones sugieren que los administradores no deben tener miedo de los trabajadores felices. “La lección clave para los gerentes de nuestra investigación es que más felicidad no da lugar a más distracción”.

De esta forma no duele ser amable con sus empleados, o si lo prefieren, regalen sólo chocolates y un DVD de Bill Bailey.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.