COLUMNA | INNOVACIÓN, la tarea pendiente

Por: Pedro Orueta, presidente de Compite S.p.A

FOTO PEDRO 2

La innovación es un tema que por años se ha mantenido al margen en el desarrollo de la industria nacional, sin embargo, en el último tiempo se ha convertido en uno de los temas de mayor trascendencia a todo nivel. Hoy todo gira en torno a la innovación aunque no necesariamente va en la dirección correcta.

Pese a la importancia, ya más que probada, que tiene este proceso en el éxito de una organización. Los dueños de las Pymes, el segmento llamado a tomar las riendas en este asunto, no conocen o no tienen acceso a las herramientas necesarias para obtener una innovación efectiva. ¿Pero a que se debe?

La razón es fundamentalmente a que, como decimos en Compite, “la innovación es poco sexy”. Es decir, es un proceso complejo, con alto compromiso de toda la organización, niveles de participación altísima, costosa y por sobre todo, con los pies en la calle. Lo que deja a la innovación en un espacio no apto para cualquiera, pese a lo importante que es.

Hoy en día, el mundo académico nacional no está dispuesto a invertir recursos en el aporte a la innovación. Como si lo hacen las grandes Universidades Europeas, Norteamericanas y Asiáticas. Las instituciones educacionales del país no han sido capaces de ver el gran valor que genera para estas mismas, apreciar los procesos de innovación y entregar este beneficio a los empresarios Pyme.

FOTO PEDRO 1

Sin embargo, el desafío es mucho mayor, hoy los pequeños y medianos empresarios no están dispuestos a asumir el riesgo que implica la innovación. Los empresarios ya han alcanzado, la que creen es, su área de confort y es muy difícil motivarlos a abandonarla. En esta línea las instituciones nacionales deben preguntarse ¿Cómo motivamos la innovación?

Y es que tanto el Estado como el mundo privado tienen que tomar la responsabilidad en esto, sobre todo cuando el país enfrenta un proceso de frenazo económico y la innovación es el camino a la superación de esta crisis.

LOGO OK

Y es por esto que debemos generar un cambio en la mentalidad de los empresarios Pyme, debemos hacerles entender que la innovación no es solo un proceso, sino un cambio de mirada. Debemos lograr que este segmento entienda e incorpore la innovación al interior de sus modelos de negocio.