Bienestar: la calidad de vida hace a la productividad

Cada vez, las compañías están más conscientes de la importancia de mejorar la calidad de vida de sus empleados con miras a favorecer sus resultados en el negocio, a través de programas de bienestar y motivación.

Esta nueva tendencia surge como consecuencia del pesimismo y el estrés que se maneja día a día al interior de las empresas, lo que repercute directamente en la productividad de los colaboradores.

Por esta razón, los modelos de gestión humana han evolucionado, “con el fin de valorar al recurso humano, pues un tercio de sus vidas las pasan en el trabajo y ejercen responsabilidades profesionales”, señala Katty Zapata, gerente general de Grupo Alcansa, empresa de servicios de RRHH.

Factores para mejorar el bienestar laboral

De Grupo Alcansa, mencionan algunos puntos para tener en cuenta:

– Puestos de trabajo: higiénicos, ergonómicos, iluminados y ventilados.

– Salud física: análisis y exámenes, semanas de promoción de buenos hábitos, actividades físicas y deportivas. También, contar con convenios de salud, por ejemplo, con el IST o la ASCH.

– Salud mental: es común contar con empresas externas que trabajen aspectos sicológicos. Si no los tiene, es importante tener alianzas con entidades que los presten, por ejemplo, Cajas de Compensación, como es el caso de Grupo Alcansa

Según Katty Zapata, el factor con mayor influencia en el empleado está relacionado con la salud mental, en lo cual es ideal crear una política clara y consensuada que brinde mejores herramientas de desarrollo personal. Esta política debe ser el reflejo de los valores corporativos como honestidad, transparencia, compañerismo y compromiso.

También es importante dotar espacios para el descanso y el esparcimiento, flexibilidad en la jornada de trabajo y generar feeling entre los trabajadores, porque desempeñan un papel fundamental en la relajación física y sicológica.

Por su parte, Damian Martins, Business Partner C&SA Cluster en Tetrapak, resalta que la retención de talentos es una de las principales líneas de trabajo en las compañías para contribuir con éxito en la labor.

“De esto se desprende el valor agregado hacia el empleado, donde ahora tienen la oportunidad de aprovechar ese tiempo que utilizaban para sus trámites en, por ejemplo, pasar más tiempo con su familia o disfrutar de tiempo libre para sus actividades”, puntualiza Martins.

¿Cómo se encuentra Chile en este aspecto?

De Grupo Alcansa, sostienen que en un país en el que la jornada es más extensa, donde se invierte mayor tiempo en desplazamientos y trámites personales es fundamental invertir en el bienestar laboral de los colaboradores.

De esta manera, las compañías deben encontrar una forma de acercarse más al empleado, preocuparse por sus necesidades y entenderlo como persona, así tratar de darle soluciones y opciones que les faciliten la vida.

Sin embargo, Katty Zapata reconoce que en Chile se fusionan prácticas de bienestar y salud en las empresas, por lo que ya contamos con un avance considerable si lo comparamos con países vecinos.