Cansancio eterno: Te explicamos por qué te sientes así…

vía 24horas 

Nos vamos de vacaciones, dedicamos días enteros a no levantarnos de la cama y aún así seguimos cansados.

Para muchos puede ser sólo flojera, pero en realidad esa sensación de fatiga y sueño constante que nos hace sentir cansancio “eterno” tiene su origen en detalles físicos y mentales que nos dejan exhaustos.

La página web Helth.com conversó con diversos especialistas en psicología, alimentación y sueño, y creó una lista con los 14 motivos de la vida cotidiana que hacen que las personas se sientan cansadas las 24 horas del día.

1. Decides no ejercitarte cuando estás cansado

Saltarte tu rutina de ejercicios cuando no tienes energía puede tener un efecto contrario al deseado, ya que ejercitarse regularmente aumenta la fuerza y la resistencia, ayuda a que el sistema cardiovascular funcione más eficientemente, envía oxígeno y nutrientes a los tejidos corporales.

2. No tomas suficiente agua

Según la nutricionista del Texas Health Ben Hogan Sports Medicine, Amy Goodson, la deshidratación repercute en los niveles de energía. Esto porque causa la reducción del volumen sanguíneo, lo que hace que la sangre se ponga más espesa.Además, el corazón late con menos eficiencia, lo que reduce la velocidad en la que el oxígeno y los nutrientes alcanzan los músculos y órganos.

3. No consumes el suficiente hierro

Una deficiencia de hierro puede provocar cansancio, irritabilidad, debilidad y dificultades para concentrarse. “Te hace sentir cansado porque hay menos oxígeno que vaya a los músculos y células”, dice Goodson. Por ello, es importante que consumas carne roja, porotos, tofu, huevos (incluyendo la yema), vegetales de hojas verde oscuro, nueces y mezclarlos con otros alimentos.

 

4. Eres perfeccionista

Es imposible que seamos perfectos, pero lo intentamos trabajando durante mucho más tiempo del que deberíamos. Según indica Irene S Levine, doctora y profesora de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, deberíamos a aprender a poner límites de tiempo para llevar a cabo todas nuestras actividades, en lugar de sobreexigirnos permanentemente.

5. Exageras la realidad

La paranoia y la ansiedad pueden ser perjudiciales para nuestra salud mental, debido a que nos priva de vivir nuestra propia realidad. Ante esto, lo mejor es realizar algún tipo de actividad como la meditación, ejercicios o simplemente conversar con algún cercano.

6. No tomas desayuno

Durante la noche el cuerpo continúa consumiendo energía para mantener los niveles de oxígeno fluyendo y la circulación de la sangre. Por lo mismo es necesario que repongamos el gasto energético al levantarnos a través del desayuno, para evitar la sensación de cansancio. “Desayunar es como prender una fogata que enciende tu metabolismo”, explica Goodson.

7. Consumes alta cantidad de comida chatarra

Las alzas en el índice glucémico producto del consumo de carbohidratos y azúcar, conduce a una sensación de fatiga constante. Para evitarlo, debes enriquecer tu dieta incorporando cereales, carnes blancas y proteínas.

 

8. No sabes decir que “no”

Algunas personas gastan mucha parte de su tiempo en complacer a los demás, cuando en realidad deberían trabajar en su propia felicidad. Estas actitudes pueden generar sensaciones de enojo, las que sólo se logran curar si aprendes a utilizar la palabra “no”.

9. Tu lugar de trabajo es un desastre

Un lugar de trabajo desordenado y sucio tiene efectos negativos en tu capacidad de concentración, debido a que se produce un desgaste en el procesamiento de información en el cerebro. Para evitarlo, puedes organizar tu puesto de trabajo  al finalizar cada jornada, dejando los elementos más importantes de manera visible.

10. Trabajas durante las vacaciones

Muchas veces desconectarnos del trabajo parece ser una tarea difícil, pero no hacerlo conduce a un estado de estrés constante. Cuando te encuentres de vacaciones deja a un lado las preocupaciones laborales, para que cuando sea el momento de volver, lo hagas con todas las energías renovadas.

11. Bebes vino antes de dormir

Si te consideras un amante del vino y destacas sus efectos positivos en tu salud, quizás quieras reconsiderar su consumo. El alcohol tiene efectos en el sistema nervioso central y produce efectos similares a los de un sedante. Sin embargo, puede ser perjudicial para un buen descanso, ya que produce un alza en la adrenalina del cuerpo, razón por la que algunos consumidores nocturnos de vino se despiertan en horas de la noche.

12. Revisas tus mensajes antes de dormir

Las luces de los aparatos tecnológicos pueden alterar el ritmo cardiaco de las personas a través de la supresión de la melatonina, hormona reguladora del sueño. Debido a esto, es recomendable dejar de utilizar los equipos después de cierta hora, para que logres un buen descanso durante la noche.

13. Utilizas la cafeína para sobrevivir en la jornada

Si bien el consumo de café puede tener ciertos beneficios para la salud, su consumo en exceso puede lograr todo lo contrario, llegando incluso a afectar nuestro ciclo de sueño. Una investigación publicada en el Journal of Clinical Sleep Medicine reveló que el consumo de cafeína dentro de las seis horas previas a irse a dormir acaba por afectar tu descanso.

14. No descansas lo suficiente los fines de semana

Una noche de fiesta para disfrutar la llegada del fin de semana no es para nada malo mientras no produzcas un desorden en tus horarios. Los cambios en el horario de sueño en tus días de relajo puede terminar afectando el descanso de todo el resto de la semana. Para no perderte una jornada de fiesta, y acabar agotado, lo mejor es intentar despertar durante la mañana y luego, en la tarde, disfrutar de una agradable siesta.