¿Miedo a emprender? Abren cupos para tirarse a la piscina

The S Factory es el programa de Startup enfocado en las mujeres.

Vía Lun

Emprender muchas veces da miedo porque significa entrenar un escenario desconocido. The S Factory es una iniciativa de Startup Chile que se dedica justamente a ayudar a dar proyectos jóvenes a desarrollarse en etapas venideras. Lo que ofrece son 12 semanas en las que se imparten cursos, mentorías de expertos, entrenamiento de pitch; todo lo necesario para acelerar el proceso inicial, además de un fondo de diez millones de pesos para tres meses.

logo-tsf-menu

Patricia Hansen, directora ejecutiva de The S Factory, agrega que la idea es que los emprendedores “puedan desarrollar sus ideas, convertirlas en prototipos funcionales y asegurar un financiamiento posterior al programa, porque hoy es muy difícil conseguir financiamiento solo con una idea”. Lo que se busca es dejar listos a los futuros empresarios para concursar a distintos fondos. Desde el 1 hasta el 15 de marzo estarán abiertas las postulaciones a través de la página web de Startup Chile.

Captura de pantalla 2016-03-01 a las 11.36.30 a.m.

Uno de los ejes de este programa es incentivar la participación femenina. Rocío Fonseca, directora de Startup Chile asegura que “lo que buscamos con esto es empedrar a las mujeres en una etapa bien temprana, con una base tecnológica en emprendimiento global”. Solo entre un 15 y un 20% de la participación es femenina.

¿Cuáles son los requisitos básicos de postulación? El emprendimiento debe estar en su fase inicial y no exceder los seis meses de vida. Además, en el equipo fundados debe de haber una mujer. El emprendimiento debe estar relacionado con la tecnología. Hansen explica: “Lo que buscamos son empresas que puedan escalar en muchos mercados y la tecnología te permite hacer eso: poder replicar el modelo de negocio en distintos lugares”.

ee87f2_b484c19a1baa59173c06f0ee56b3f73f.png_256

¿Cuál es la necesidad de impulsar el emprendimiento femenino? Esto va más allá de un tema de género, es algo económico. El 50% de la población es femenina y ese porcentaje no necesariamente está siendo representado en la creación de tecnología. El mayor talento posible no está involucrado en la creación tecnológica en Chile y finalmente aprovechar esto es lo que va a llevar a Chile a un mejor desarrollo.

Martina Montaña ganó esta postulación en noviembre del año pasado con su startup People Spread. Ella asegura que la participación latina de mujeres en emprendimientos es muy baja; “Ser mujer no te da ningún valor extra ni te quita nada. Las oportunidades están de igual forma para ambos géneros. Uo creo que si en Latinoamérica hay poca participación femenina es por un tema cultural”.