Guía para lanzarse a vender comida en un food truck

Con $4.000.000 se puede equipar un vehículo; luego hay que tramitar permisos y definir un buen menú.

Vía Lun

Emprendedores aseguran que en sólo un año se puede recuperar la inversión inicial. El mejor negocio está en los eventos privados. 

“Buena, buena, buena” dice Carlos Salcedo tras zamparse una marraqueta con mechada al vino, tomate y mayonesa al ajo. En cinco minutos hace desaparecer el sándwich.

Acompañada de jugos naturales, la mechada es el centro de la oferta del food truck “Una pausa”, hoy instalado en Morandé 83 -“plaza transitoria” frente al Palacio de La Moneda- junto a otros 3 vehículos gastronómicos.

im_supp_qs

Hace un par de años Robinson Palacios dejó su trabajo asalariado en el rubro de las comunicaciones corporativas para recorrer eventos en su combi del año 94. Para lanzarse con su emprendimiento, el furgón fue acondicionado con un techo móvil, utensilios de cocina y refrigerador.

Su idea fue “hacer una pausa en la vida”: de ahí el nombre de su negocio, que le permitió recuperar el tiempo libre y ganar lucas. “No te vas a hacer millonario con un food truco, pero puedes vivir tranquilo”, afirma Palacios, quien además es vicepresidente de la Asociación de Empresarios Gastronómicos Móviles e Itinerantes.

Se estima que en la Región Metropolitana hay más de 200 de estos vehículos: en 2 años se ha cuadruplicado la oferta; se espera que de acá al 2018 cerca en 100%.

Inversión inicial

“La inversión inicial es importante, pero se puede recuperar aproximadamente en un año si hay una buena propuesta de valor y está bien manejado”, dice Pedro Chávez, presidente de la entidad gremial. Él además es gerente general de Food Truck Chile, empresa que ofrece asesorías para levantar este tipo de negocios e incluso hace carros y adapta vehículos a la medida de la oferta gastronómica.

“Un carro de arrastre de 4 por 2 metros tiene un costo cercano de 10 millones de pesos. Viene acondicionado con todos los requerimientos para obtener la autorización sanitaria de la Seremi de Salud: es decir, están forrados con acero inoxidable, traen estanques de agua de 150 litros, cámaras de frío, hornos y todo el equipamiento de cocina”, detalla Chávez.

“Una combi te puede costar hasta 2 millones de pesos; equiparla, otros 2 millones. O sea, desde 4 millones de pesos puedes empezar con este negocio. También hay carros de arrastre equipados que se puedwn encontrar por 8 millones”, agrega Palacios.

Captura de pantalla 2016-03-03 a las 11.03.51 a.m.

Permisos para operar

La gastronomía itinerante no puede llegar e instalarse en cualquier esquina. De hecho, tramitar los permisos es complejo.

“No hay legislación para este tipo de comida. La norma sólo permite carros de completos, sopaipillas, café y mote con huesillo. Por eso muchas municipalidades restringen los permisos. Las organizaciones gremiales estamos trabajando con el Ministerio de Salud para cambiar la ley y abrir el abanico a la oferta de los food trucks”, cuenta Chávez.

Este enredo legal explica que buena parte de la oferta de los camiones de comida se mueva en eventos privados o municipales (como el SobreRuedas que se organiza en el Parque Bustamante, Providencia). “En promedio puedes participar en unos 3 eventos mensuales de este tipo, más otros eventos privados que puedes conseguir”, estima palacios.

food-truck-429201-MLC20296402012_052015-O

El menú

Dado el escaso espacio dentro de los vehículos, la idea es tener un menú acotado (máximo unos 3 platos) y bien especializado. “Mi consejo es que la oferta debe ser puntual y tener un valor agregado. Por ejemplo, mis higos naturales son a pedido: le hago a la gente lo que quiere y la asesoro en los sabores”, cuenta Palacios.

Finalmente, a nivel personal, en general los food trucks son negocios atendidos por sus propios dueños y familiares. “Contratar un chef sube mucho el costo”, cierra.



4 Comments

  1. jjovi 18 Agosto, 2016
    • Juan Pablo 1 Diciembre, 2016
  2. moises pinto aguila 11 Octubre, 2016
  3. moises pinto aguila 11 Octubre, 2016