Reglas para no botar plata ni tiempo en un posgrado

Si lo que buscar es subir de estatus, estás haciendo un pésimo negocio.

Vía Lun

Siempre hay que tener en cuenta que embarcarse en estos cursos afecta tu vida laboral, personal y también familiar.

Captura de pantalla 2016-03-10 a las 11.54.40 a.m.

Verifica la calidad académica

Olga Pizarro, directora de posgrado de la UDD, recomienda considerar la calidad de las universidades que dictan los programas y la existencia de un respaldo institucional al desarrollo de esta área. ¿La idea? Garantizar que el valor del grado obtenido perdure en el tiempo. “Al decidirse por una universidad, es fundamental conocer el cuerpo docente, programas de estudio, diferenciación de este programa versus otras universidades, pasantías en el extranjero y respaldo institucional”, indica.

Antes conversa con tu entorno

María Isabel Jottar, directora de posgrados y postítulos de la U. de los Andes, dice que hay que tener en claro que la decisión de tomar un posgrado no afecta solo al estudiante. “Es mejor que sea tomada en conjunto con las jefaturas para alinear expectativas, acordar mecanismos de financiamiento y facilidades es términos económicos, personales y laborales. Por otro lado, implica una apuesta que involucra a toda la familia. Trae consigo una serie de costos que deben ser evaluados en conjunto antes de tomar la decisión. Por eso se recomienda que la decisión sea consensuada por todos los integrantes”, aconseja.

Ojo con el campo laboral

Francisco Winter, presidente de la Fundación Posgrados para Chile, advierte que en el caso de algunos estudios específicos, en nuestro país existen muchas áreas donde el campo laboral aún no está del todo desarrollado. “Este criterio se vuelve un factor importante, ya que pueden haber muchas expectativas que luego no se traducen en mejoras laborales, salariales o desarrollo técnico-profesional. Por eso debemos proyectar nuestros estudios en ámbitos prácticos de aplicación”, precisa.

La acreditación es clave

El sociólogo Tomás Ilabaca (26) acaba de finalizar su magíster en Política Educativa. Para él, lo más relevante es ver si el posgrado está acreditado y chequear su cuerpo docente: “Por ejemplo, si hacen investigación, dónde trabajan y cómo se relacionan con el tema. Si el posgrado es a tiempo completo, recomendaría elegir uno acreditado para postular a alguna beca Conicyt. En  mi pega me dieron todas las facilidades para hacerlo, pues les interesa mi progreso y profundización en los estudios. Ahora, claramente es un costo en términos de tiempo y es bueno conversarlo. Vas a tener trabajos y clases en que vas a terminar tarde y ello implica menos horas para dormir”.

Elige algo que te apasione

El sicólogo Felipe Díaz (27) cursó un magíster en dirección Estratégica de RR.HH. y Comportamiento Organizacional. Hace dos meses se cambió de pega -antes trabajó por 4 años en la UC- y hoy es el encargado de toda el área de elección de una importante aerolínea. “El posgrado debe ser en algún tema o área que te apasione, porque si sólo lo estás haciendo por un tema monetario, estatus o lo que sea, francamente lo vas a pasar pésimo t vas a perder una cantidad no menor de lucas. Hay que partir asesorándose respecto al mercado y las diferentes ofertas en términos de malla”, acota. El gusto por el tema también es imprescindible para compatibilizar trabajo y estudio: “En la pega era imposible tener un paréntesis para ir avanzando en cosas del posgrado; inevitablemente, tenía que llegar a casa a trabajar en eso”.