Trabajó más de un año en una farmacia con título falso y pasó piola

Pedro Hurtado (28) falseó título de químico farmacéutico. 

Vía Lun

Captura de pantalla 2016-03-18 a las 10.13.23 a.m.

Una compañera de pega sospechó de la información de estudios que entregó e hizo la denuncia en la PDI

Durante más de un año, Pedro Hurtado Osses, de 28 años, acudió a su trabajo en un local de Farmacias Ahumada ubicado en Francisco Bilbao con Holanda, en Providencia, sin despertar ninguna sospecha. Se desempeñaba desde septiembre del 2014 como químico farmacéutico y atendía a los clientes con normalidad.

Solo a uno de sus colegas algo no le cuadraba de la historia sobre su formación académica. Hurtado decía que había estudiado en la Universidad de Chile y, según lo que contaba, ambos deberían haber coincidido en algún momento en la casa de estudios, pero nunca lo vio ni en pelea de perros.

Aquella duda hizo que los mismos funcionarios de la farmacia revisaran los papeles que presentó Hurtado cuando llegó y los llevaran a la PDI para denunciar un posible mal uso de esos documentos. La respuesta fue la que sospechaban, tras corroborar con la casa de estudios: su título era falso.

“Les preguntamos si esta persona estaba trabajando y sí estaba”, explicó el comisario de la Brigada de Delitos Económicos Metropolitana, Roberto Villarroel. Lo detuvieron en su mismo lugar de trabajo por ejercicio ilegal de la profesión.

Agregó que además del título de químico farmacéutico, Hurtado había falsificado también un certificado que lo hacía parte del Registro Nacional de Prestadores Individuales de Salud, que entrega la Superintendencia de Salud a los profesionales para dar fe de su habitación legal para ejercer y para que puedan entregar atenciones bajo el alero del plan Auge.

“Se acogió a su derecho de guardar silencio, pero dijo algunas cosas, como que ganaba un millón de pesos mensuales”, dijo Villarroel. “Él dice que habría tenido estudios en química farmacéutica”, agregó el comisario.

Durante la tarde del jueves, el falso químico fue formalizado. Quedó con arraigo nacional y la obligación de firmar cada tres meses mientras duren los 90 días de plazo para investigar.

Mauricio Huberman, presidente del Colegio de Químicos Farmacéuticos, calificó la situación como muy grave, ya que los farmacéuticos siempre atienden las consultas que los pacientes tienen tras ir al doctor.

“Acabo de atender a una persona que no sabía cómo inyectarse una cosa, cuánto tenía que disolver un antibiótico para aplicárselo. Es información técnica”, dijo.

Incluso recordó otros dos casos hace tres años que involucraron a falsos profesionales, pero de otra universidad. “Los riesgos pueden ser hasta de muerte”, agregó.

A través de un comunicado, Farmacias Ahumada declaró que “descubrió y denunció oportunamente a la PDI que un empleado de la empresa había falsificado la documentación necesaria para desempeñarse como Químico Farmacéutico en ésta”.