Diez trucos (gratis) que te ayudarán a encontrar trabajo

En un escenario laboral deprimido, la clave para tener éxito es diferenciarse de los demás.

Vía El País

1430475180_274763_1430757128_noticia_normal

Más de cinco millones de personas están oficialmente en el paro. Una cifra aún más dolorosa porque detrás de su magnitud se esconden amigos, familiares o conocidos, cada uno con una historia y un proceso de superación. En un escenario laboral tan deprimido y con tanta competencia entre candidatos, la formación y la experiencia ya no suficientes por sí solas para encontrar empleo. La clave para tener éxito es diferenciarse de los demás. ¿Cómo? Armándose de paciencia y siguiendo unos consejos sencillos (y gratuitos) que nos ayudarán a conseguir nuestro objetivo.

1. Capta la atención con tu currículo

El currículo sigue siendo la piedra angular a la hora de buscar trabajo. Procura que sea breve y usa frases cortas y sencillas. Lo mejor sería negro sobre blanco, en formato PDF y con la información de contacto en cada página. Esto es lo que aconseja el jefe de recursos humanos de Google, Lazlo Bock, que publicó en su perfil de LinkedIn las claves que considera imprescindibles para redactar un CV de éxito. Bock sugiere que utilicemos una hoja cada 10 años de experiencia profesional y alerta que mentir —por ejemplo acerca del conocimiento de los idiomas— es un arma de doble filo porque tarde o temprano la empresa nos pillará. Además, aconseja que alguien de confianza revise nuestro CV, ya que las faltas ortográficas son razón automática para descartar al candidato. Para terminar, no debemos limitarnos a la simple descripción de las funciones que hemos desarrollado, sino incluir nuestros logros, como el haber aumentado las ventas de nuestro departamento o el número de contratos que firmó la empresa gracias a nuestro trabajo.

En el currículo, hay que utilizar una hoja cada 10 años de experiencia profesional.

Una vez que el CV esté listo, la consultora Adecco sugiere que lo adaptemos a las expectativas de la empresa, y que preparemos currículos personalizados para cada compañía a la que decidamos enviarlo.

2. Cuida las redes sociales

Uses las redes sociales que uses, estas se convierten en tu escaparate: la mayoría de las empresas cuenta con una página propia en las plataformas online y hurga en los perfiles de los potenciales candidatos para encontrar información adicional. Según el informe Búsqueda de empleo y reputación digital en la era 3.0, elaborado por Adecco e Infoempleo, más del 73% de los profesionales de recursos humanos utiliza estas herramientas para reclutar talento.

Para tener éxito en tu búsqueda, empieza con crear un perfil profesional en las redes claves: LinkedIn es la mejor valorada tanto para empresas como para candidatos, pero Facebook y Twitter están ganando terreno. Utiliza una foto formal pero no demasiado seria y descríbete de manera original para destacar sin caer en la extravagancia. Mantén tus perfiles actualizados y agrega a amigos y conocidos, así como a empresas y profesionales que no conoces personalmente pero que encajan con tu perfil y tu búsqueda. Por último, ponte a interactuar: participa en conversaciones, comparte tus experiencias profesionales, publica tus logros. Más te expones, más visibilidad tendrás.

3. Escribe un ‘blog’ y crea reputación ‘online’

Escribir un blog es una oportunidad de darnos a conocer, crear un espacio que muestre lo que podemos llegar a hacer profesionalmente y que pueda marcar un plus en un proceso de selección. Para empezar, elige un tema que te apasione y escoge un dominio atractivo y fácil de recordar. Busca una plataforma gratuita, como por ejemplo wordpress.com, weebly.com o blog.com y publica posts por lo menos tres veces a la semana, acompañados por fotos e infografías —con herramientas gratuitas como por ejemplo canva.com o piktochart.com—. Crea listas de lo más leído y expresa tu opinión, ya que el objetivo es crear una marca personal que te distinga de los demás.

4. Amplía tu ‘networking’

El networking es un anglicismo que se refiere a mantener, conservar y ampliar la red de contactos profesionales. El libro Red de Contactos: Consejos, ideas y trucos para conseguir empleo en 2015, publicado por Infojobs, explica que la mayoría de las ofertas laborales están ocultas, es decir, no están publicadas en ningún sitio. Por eso, cuanta más gente sepa que estás buscando una oportunidad laboral, más fácil será conseguir tu objetivo.

Antes de empezar, debes de tener claro tu propósito para poder “venderte” de la mejor manera con todos los potenciales reclutadores. Elena Huerga, autora del libro Encuentra tu trabajo en 12+1 pasos. Siente una vocación, crea tu proyecto, aconseja que vayamos a tomar un café con dos profesionales distintos y generemos cinco contactos en las redes cada semana, tanto personales como profesionales. Para Bernard Marr, influencer y experto en Big Data, hay que presentarnos de manera profesional y atractiva sin caer en los típicos clichés como “orientado a los objetivos” o “motivado” y publicar un post en las redes todos los días —para luego reducir la frecuencia a dos veces por semana—, además de participar en los grupos de conversación relacionados con nuestro sector. Por otro lado, una opción gratuita para conocer gente nos la dan todos los eventos relacionados con nuestro sector, como charlas, conferencias, congresos y cursos, que a menudo son gratuitos o tienen un precio simbólico. En estas ocasiones, no te levantes y te vayas nada más salir, preocúpate por conocer al que tiene los mismos intereses que tú. Puedes obtener información muy valiosa sobre qué se mueve en tu zona.

5. Organiza una búsqueda multicanal

Enviar el currículo es el modo más tradicional de buscar empleo. Departamentos de recursos humanos de las empresas que nos interesen, consultoras como Randstad o Adecco, y portales como infojobs.net o monster.es serán nuestro primer objetivo. En otra liga se mueven las compañías de headhunting, como Korn Ferry International, que encontró a Pablo Isla para Inditex, o Alemany&Partners, empresas especializadas en perfiles muy específicos, principalmente para puestos directivos.

Por otro lado, habrá que dejar el currículo a la persona adecuada. Tanto si se entrega físicamente como si se envía por correo electrónico no vale dejarlo en la puerta de la empresa. Busca al responsable del área donde te gustaría trabajar, a través de tus contactos o de las redes. Esas son las manos en las que debe caer tu CV para aumentar tus posibilidades de éxito.

6. Mejora tu oratoria

Todos hablamos y nos comunicamos, pero la mayoría tenemos mucho margen de mejora, sobre todo a la hora de una entrevista de trabajo. Recuerda que los profesionales de recursos humanos privilegian respuestas cortas y precisas, no les gustan las expresiones rotundas, como “jamás” o “nunca”, ni las muletillas, que son señal inseguridad. Si crees que necesitas formarte sobre el tema, existen libros —como la Guía práctica de oratoria de Jürg Studer—, cursos y talleres ofrecidos por diferentes entidades —por ejemplo los de la Escuela Europea de Oratoria—, o vídeos en YouTube ya listos para ayudarte.

7. Prepara una entrevista estándar

En todas las entrevistas hay preguntas típicas. Ser obvio y previsible no nos beneficia, por eso se recomienda tener respuestas preparadas, sobre todo por si nos quedamos en blanco o los nervios nos impiden pensar con claridad. En el informe de la Fundación Adecco 15 consejos para buscar empleo, se recomienda documentarse sobre la empresa antes del gran día y preparar respuestas a preguntas clave como “¿por qué quieres trabajar aquí?”, “¿qué aportarías a la empresa?”, “¿por qué deberíamos elegirte?”. Lo mejor sería practicar ante algún amigo o familiar y repasar bien nuestro currículo para poder contestar rápido y seguro por si nos piden alguna aclaración sobre nuestra trayectoria laboral.

Durante la entrevista, cuida el lenguaje no verbal e intenta mirar siempre a los ojos el interlocutor.

Durante la entrevista, habrá también que cuidar el lenguaje no verbal. Desde Adecco sugieren mirar siempre a los ojos, saludar con firmeza al dar la mano y evitar cerrar los puños, señal de nerviosismo. No habrá que gesticular demasiado, pero tampoco estar parado del todo, ya que daría una imagen antinatural. De la misma manera, hay que evitar tocarse el pelo a menudo y tendremos que entrar a la sala de la entrevista con la cabeza alta y los hombros rectos. Todos estos pequeños trucos transmitirán seguridad y confianza hacia nuestro interlocutor.

8. “Repasa” tus aficiones

Las referencias a libros, películas o música son algunos clásicos que pueden salir en una conversación. Aunque se trate de temas más frívolos, puede que los reclutadores te pregunten acerca de ellos para descifrar tu personalidad. Por eso, ten en mente qué quieres contestar y no mientas, para que no se lleven una imagen equivocada.

9. Sigue la actualidad

Consume actualidad en el formato que más te guste, pero entérate de lo que pasa. Te vendrá bien para entablar conversaciones donde dejar patente que estás enterado de lo que pasa, que tienes opiniones propias y juicios de valor. Por otra parte, infórmate sobre las noticias del sector donde te gustaría trabajar, ya que pueden darte pistas sobre adónde enviar tu currículo.

10. Prepara tu “uniforme” de entrevista

Cada trabajo tiene unos estándares a la hora de vestir y a la hora de acudir a una entrevista hay que tenerlos en cuenta. Informarte sobre lo que se requiere es importante: si optas a un puesto en una entidad bancaria seguramente acertarás con una vestimenta más formal, como un traje, mientras que si la entrevista es en una agencia de publicidad deberás optar por algo más relajado, pero nunca informal. La Fundación Adecco recomienda colores neutros y líneas sencillas, adonde la empresa pueda “pintar su propia identidad corporativa”.