Cómo invertir la devolución de impuestos

Expertos entregan recomendaciones dependiendo de su realidad financiera.

Vía DiarioPyme

foto_0000000320160416171234

Pagar deudas, invertir en fondos mutuos, darse lujos, como viajes o salidas a comer. Las opciones son múltiples. Todo dependerá, más que del monto que reciba de la devolución de impuestos, de la realidad actual de su situación financiera.

Cabe recordar que debido al frente de mal tiempo, el plazo para hacer la declaración se extendió hasta el 21 de abril, esto recibir su dinero el 13 de mayo. De lo contrario, tendrá que esperar una semana más.

Si ya tiene una idea de lo que le gustaría hacer con ese dinero, expertos en esta materia entregan recomendaciones para sacarle mayor provecho y no dejar que se diluya tan rápido.

Ricardo Ibáñez, abogado de Defensa Deudores, comenta que “usar bien el dinero de la devolución de impuestos puede no sólo ayudar a minimizar el endeudamiento de una persona, sino que puede implicar generar nuevos recursos. Si me es posible usar el dinero de la devolución para generar un nuevo negocio, invertir y generar un capital mayor, esa sería la mejor alternativa”.

 

¿Qué pasa si tengo deudas?

Un escenario son las deudas. Ante esto, Sergio Tricio, economista y gerente general de Ruvix, es claro en señalar que “si se trata del uso de la línea o tarjetas de crédito, se debería privilegiar el pago de estas deudas con altos costos financieros”.

En el caso que se trate de un crédito en cuotas, el economista explica que “siempre y cuando el costo del pre pago sea más atractivo que ahorrar o invertir ese dinero, sería mejor pre pagar esa deuda”.

Si me quedé con gastos rezagados

Otra situación es tener gastos rezagados de meses anteriores, ante lo cual los expertos afirman que es mejor no traspasar el endeudamiento de un mes a otro.

“Los chilenos vivimos generalmente a 3 cuotas precio contado y muchas veces no pagamos en los tiempos, por lo que este precio contado deja de ser al contado e implica un valor mayor. Si este es su caso, el pago de dichos gastos con la devolución de impuestos es la alternativa a lo que conocemos como deudas de arrastre”, comenta Ibáñez.

¿Y si ahorro?

Por otro lado, si las deudas aun no lo consumen, otra opción es ahorrar. Eso sí, los expertos descartan guardar el dinero bajo el colchón. “Siempre debemos buscar cómo hacer que el dinero que estamos ahorrando nos rente más dinero”, explica Ibáñez.

Alternativas hay varias: desde los depósitos a plazo o fondos mutuos hasta la compra de monedas extranjeras rentables. “Usar este dinero como ahorro es aconsejable cuando no tengo deudas o cuando no tengo una idea clara de qué debo hacer con éste”, especifíca el abogado.

Para concluir, Sergio Tricio recomienda una fórmula general que no falla. Se trata de dividir la devolución de impuestos en tres partes: 1) Dependiendo del nivel de deuda, dejar un 50% para pagar créditos; 2) Un 25% destinarlo a financiar un “gusto”, y 3) Un 25% destinarlo al ahorro.