COLUMNA | Reforma laboral, el freno de mano para las Pymes

Por: Pedro Orueta

FOTO PEDRO 2

Actualmente se sigue pensando en sacar adelante la Reforma Laboral, una que no ha sido pensada con claridad y que al final parece ser un traje a la medida para los diversos grupos de poder, pero dejando absolutamente de lado a las Pymes. Ese grupo de trabajadores que a nadie parece importarle pero que son sin duda alguna, son el gran motor de la economía nacional.

¿Cómo puede ser esto? Más aun cuando vivimos un año económicamente incierto y con indicadores cada vez más alarmantes, como el catastrófico y explosivo aumento del desempleo en el Gran Santiago, que peligrosamente se pasea por las dos cifras.

Lo que hoy debe preocuparnos es el crecimiento del país y poder dar empleo a la ciudadanía. Favorecer que la enorme y pujante masa juvenil tenga acceso al trabajo, potenciar aún más la incorporación de las mujeres al mundo laboral y de todas esas personas que muchas veces son desechadas por las grandes corporaciones, pero que en las Pequeñas y Medianas empresas tienen un valor incalculable, debido a sus visiones, ambiciones y por sobre todo su experiencia.

Sin embargo, si continuamos por esta senda y mirando la realidad a través del prisma de las grandes empresas, solo estamos contribuyendo a frenar a las Pymes. ¡Señores! Las grandes empresas son muy distintas a las mayoría de las empresas que hay en Chile, aquellas que son el fruto del esfuerzo y el trabajo familiar.

Muchos de los que hoy discuten, o más bien, sentencian el futuro de las Pequeñas y Medianas empresas NUNCA han visto como son estas organizaciones, como operan los empresarios y como los trabajadores luchan para proteger sus fuentes laborales.

Decir que hayan sindicatos interempresas” en PYMES es una falacia del tamaño no de una Catedral si no del VATICANO. Cómo no se dan cuenta que esto va contra la prioridad de cualquier país que quiera alcanzar el desarrollo y la sustentabilidad del empleo. Dejemos de mirar a unos pocos y pongamos el ojo en los que si importan, en la mayoría de los chilenos, de los trabajadores, de todos aquellos que tienen y quieren trabajar por un mejor futuro para sus sus hijos y sus familias.