SUCESIÓN EMPRESARIAL, Clave para el futuro de una Pyme

Vía Comunicado de Prensa

business-success-relationships

Uno de los mayores problemas que enfrentan las Pymes del país, está relacionado con las problemáticas internas de la organización, es decir, errores de gestión. Cuestiones que muchas veces perjudican el buen desarrollo de la empresa y limitan el crecimiento de la organización.

Estos problemas pueden ir desde la carencia de una estrategia comercial, hasta problemas de relaciones humanas que dañan directamente el desarrollo de la Pyme. Sin embargo, uno de los más recurrentes, es la concentración de las labores. Es común que las empresas de este tipo no cuenten con una correcta distribución de tareas y terminan por tener al dueño en todas las ocupaciones, que pueden ir desde pagar sueldos hasta encontrar nuevos negocios.

Panorama que se vive de manera aún más fuerte al interior de las empresas de carácter familiar, organizaciones que representan a más del 70% de las pequeñas y medianas empresas del país, según la Encuesta Longitudinal de Empresas. Esto debido a que es muy difícil para el fundador cambiar la metodología de trabajo y los paradigmas que han dado el éxito que hasta el momento ha logrado su empresa.

Realidad que se ve enfrentada a las visiones de las nuevas generaciones, quienes llegan con ideas frescas, conocimiento y opiniones, que muchas veces son contrarias a los modelos que han logrado mantener a la pyme en el tiempo. “El proceso de la sucesión empresarial se debe tratar de acuerdos, de converger lo nuevo con lo establecido y lograr una buena combinación”, comenta Andrés Cariceo, Consultor del programa COMPITE Crece.

Esta era parte de la realidad diaria de Quality and Service, empresa con más de 25 años de historia y que nació como un emprendimiento de Carlos Eliessetch padre de 5 hijos, quien luego de cerca de 20 años trabajando para la empresa Esso, hoy Petrobras, decidió que era el momento de comenzar su independencia económica.

Con esa idea en mente inició el camino que hoy tiene a la empresa como el único sustento de toda la familia Eliessetch. Sin embargo, el futuro de Quality and Service dependía exclusivamente de las relaciones y conocimientos que poseía el jefe familiar, dejando a la empresa absolutamente dependiente de lo que él hacía o dejaba de hacer. “Todas las decisiones estaban centralizadas y todo el conocimiento estaba basado en lo que él sabía”, comenta Christian Eliessetch, hijo de Carlos.

Y es que para completar el proceso de sucesión empresarial, se debe entender que existe un paso previo. La empresa en su totalidad debe girar hacia una estructura que soporte la delegación de las tareas, favorecer la capacitación del personal e instalar protocolos de seguimientos de las labores, con el fin de garantizar el correcto funcionamiento de estas. “Muchas veces las Pymes intentan delegar, pero fracasan por no tener una estructura pensada para esto, lo que imposibilita la opción de que el líder deje las riendas de la empresa”, comenta Cariceo.

Y ese era justamente el desafío a superar con esta organización. Había que generar un camino que permitiera a Carlos ceder el control de las acciones de su empresa. De esta manera se comenzó a vivir el proceso de sucesión empresarial. Iniciativa clave para el futuro de la empresa, trazando los desafíos que se deben cumplir en la empresa para dar el paso clave. “En las carreras de postas el que corre con el testimonio no lo lanza desde 50 mts. porque sabe que puede fallar, hay un timing y una sincronización en el traspaso. Acá tiene que ser lo mismo”, sentencia Cariceo.

Proceso que ya se comenzó a vivir en Quality and Service y que ha sido fundamental en el nuevo proceso de la empresa. “Si no hubiésemos hecho esto, Quality and Service estaría destinada a morir”, sentencia Christian Eliessetch. Y asegura que es solo a través de este mecanismo, que se le permite a la empresa  trascender más allá de quien esté al mando y proyectar el futuro de la empresa.