Trabajar en equipo fuera de la oficina fomenta la creatividad y la productividad

Según el estudio Fortune, el 82% de las 100 mejores compañías para trabajar, brindan a sus empleados la oportunidad de laborar lejos de las instalaciones de la empresa.

Vía DiarioPyme

foto_0000000220160706141548Foto: Gentileza Espacio Riesco.

Con la llegada de la tecnología, trabajar desde cualquier lugar que tenga conexión a internet es posible y, para algunos, hoy, el desempeñarse fuera de la oficina es una realidad, práctica que, de acuerdo a expertos trae múltiples beneficios, tanto individuales como colectivos.

Según el estudio Fortune, el 82% de las 100 mejores compañías para trabajar, brindan a sus empleados la oportunidad de laborar lejos de las instalaciones de la empresa. La investigación concluyó también que el 77% de los trabajadores son más productivos fuera de la oficina que dentro de ella.

Bajo este contexto entonces, no es extraño ver a grupos de ejecutivos que eligen realizar jornadas laborales en otros lugares, que nada tienen que ver con sus oficinas correspondientes.

Para Andrea Larach, sicóloga y directora ejecutiva de la consultora Human Search, “los Workshops también son instancias ideales para realizar actividades como coaching para ejecutivos y talleres de capacitación en general, pues comprenden jornadas donde los asistentes se forman o entrenan en un determinado tema, lejos del ambiente habitual y donde se les saca de la rutina, logrando una interacción más activa, motivadora y participativa”.

Un ejemplo, es el Centro de Convenciones de Santiago, Espacio Riesco, que ofrece espacios que difieren de las oficinas con el objetivo de mantener jornadas laborales productivas y distendidas con sus respectivos equipos.

Al respecto, la jefa de Ventas de Espacio Riesco, Vilma Granifo, afirmó que cada vez son más las empresas que  buscan espacios, tales como salones acondicionados con alta tecnología “para tener un día de trabajo grupal fuera de la oficina”.

Además de un espacio cómodo, la necesaria conexión y ofertas interesantes, ¿cuáles son las ventajas de trabajar fuera de la oficina?

Fomento a la creatividad: Se ha demostrado que estar 9 horas al día instalados frente a un computador y exactamente en el mismo lugar, da paso a caer en la rutina, enemigo acérrimo de la inspiración y el fomento a la imaginación. Cambiar la locación, sin duda, trae resultados beneficiosos como generación de estímulos y la creación de ideas nuevas y frescas.

Aunque sea imposible de creer, expertos afirman también que trabajar fuera del lugar usual, ayuda a tener menos distracciones, ya que optar por una instancia laboral distinta, permite controlar todos los estímulos externos y tener el ambiente propicio para lograr el objetivo de trabajo planteado.

La disminución del estrés a la hora de realizar un workshop fuera de la oficina, también es un factor importante a considerar. Son estas las instancias en que los miembros de un equipo se relajan, cambian de aire y dejan fluir las ideas.

¿Cómo lograr un Workshop exitoso?

Elegir un lugar cálido y que cuente con lo necesario para el buen funcionamiento de un taller de trabajo, es lo más relevante. También contar con variedad de alimento y bebidas para que los asistentes disfruten, entre otros beneficios.

Una vez que el lugar y las comodidades están cubiertas, el siguiente paso es definir objetivos y medios para lograrlos. Es necesario determinar la necesidad principal del trabajo y a partir de esto, comenzar con los objetivos específicos para que el equipo defina acciones, herramientas y medios para lograrlos.

También, fomentar el trabajo en equipo es indispensable para alcanzar una jornada laboral exitosa. Generar un workshop permite una mejor comunicación entre los asistentes y fomenta la participación e interés por el futuro de la empresa. En definitiva, esta intervención colaborativa permite que éstos se “pongan la camiseta” y que se sientan partícipes de las estrategias y la toma de decisiones.

Además, los talleres de trabajo son experiencias idóneas para aplicar actividades entretenidas y lúdicas para que la jornada sea fructífera. De esta manera, es posible implementar estrategias laborales, como el “brainstorming” o lluvia de ideas, recopilación y análisis de datos, etc. que, usualmente, los participantes recordarán posteriormente y las replicarán en sus propios proyectos.

Por último y no menos importante, al terminar un workshop, es fundamental asignar líderes de proyecto para dar seguimiento al trabajo realizado.