Pymes en tiempos de Crisis

Vía Comunicado de Prensa

compite innova

A principios de este año, el gobierno aseguró que este sería un periodo en el que se iniciarían procesos enfocados a la reactivación de la economía nacional. Entre estas acciones se comprometió, entre otras cosas, a incentivar un mayor gasto público y un incentivo a la inversión de privados.

Sin embargo, y pese a que el Imacec de Mayo marcó un crecimiento por sobre lo esperado [1,8%], expertos aseguran que la economía nacional está lejos de estar viviendo una reactivación.

Situación que se explica en parte por la inestabilidad en el precio del cobre, una constricción en el gasto en la minería y un desempleo que se mantiene alto. “En este escenario el estado tiene mermadas sus capacidades de inversión en procesos de reactivación o al menos, no es tan fácil como cuando el cobre se mostraba en torno los U$ 3 la libra”, comenta Eduardo Sánchez, director de COMPITE.

Panorama que para Sánchez dificulta la visión que entregan desde el oficialismo, sobre el lanzamiento de una fuerte iniciativa para revertir la situación de aquí al año 2017. “No es claro que en el corto plazo la economía viva repuntes significativos, por tanto la vigilancia de la excelencia en la gestión, en especial para las Pymes será un factor clave para enfrentar el actual clima económico”, sentencia Sánchez.

Y es que son estas organizaciones las expuestas a esta inestabilidad del mercado, debido a que son empresas con estructuras más frágiles que el gran empresariado por lo que en medio de esta situación deben estar preparadas para hacer frente a una situación difícil. “Las Pymes, deberán ser muy cuidadosas de sus flujos y eficiencias operacionales focalizando sus esfuerzos más que nunca en mejorar su
productividad”, comenta el directivo de COMPITE.

Sin embargo, asegura el experto, el estado tiene un rol clave en la manera en como se enfrenta este panorama económico. debe generar un clima de confianza y tranquilidad. “El estado debe hacer más esfuerzos por mejorar la confianza empresarial y del consumidor, dar señales de mayor estabilidad y eliminar las incertidumbres que provienen del aún imperante aroma reformista”, sentencia.