10 recomendaciones para ganarle a la segunda mitad del año

Los estudiantes y niños tienen las vacaciones de invierno pare recuperar energía, pero quienes trabajan deben seguir con sus labores. A continuación, consejos para enfrentar lo que queda y evitar que el cansancio nos pase la cuenta el segundo semestre.

Vía RevistaMujer

De acuerdo al psicólogo de Centros Médicos Vidaintegra, Fernando Marchant, a medida que el año avanza, el cansancio y el estrés se hacen notar. “Pese a eso, su intensidad dependerá del tipo de trabajo realizado, las condiciones ambientales a las que se está sometido y a las características de cada personalidad”, explica.

agenda

El profesional advierte que hay un “estrés bueno”, que es el que nos mueve a encontrar un justo equilibrio a la hora de responder a las demandas y exigencias. Sin embargo, hay otro que es negativo, el que nos provoca angustia debido a las sobre exigencias. “El estar expuestos a la rutina en forma permanente predispone a un agotamiento que es normal sentir. Lo importante es saber que se puede aminorar a través de ciertas técnicas, como buscar actividades de placer y recreación, mantener una alimentación saludable, practicar ejercicio físico y ordenar las tareas de acuerdo con prioridades”.

Separar la vida laboral de la personal

El psicólogo indica que es muy importante respetar el límite entre el trabajo y el ámbito personal. “Cuando esto no sucede, se corre el riesgo de mantener una adicción al trabajo; la persona se separa de los lazos familiares, abandona los deberes afectivos con el cónyuge y/o sus hijos, afectando la normal convivencia familiar”, explica. Si no se fija este límite, la persona puede ver deteriorada su salud, afectando la concentración y memoria, presentar ansiedad, insomnio e incluso alteraciones gastrointestinales.

10 buenos consejos

1. Darse un descanso durante el día. Es muy importante hacer un quiebre dentro de la jornada laboral. Si se está todo el día sentado, es recomendable ponerse de pie y caminar para relajar la musculatura.

2. Respirar. Cuando se enfrente una situación complicada o conflictiva, lo recomendable es inhalar y exhalar profundo hasta que se logre la calma.

3. Levantarse 15 minutos antes de la hora habitual, para poder tomar desayuno y arreglarse de forma pausada durante la mañana.

4. Tratar de tener -por lo menos- un día de la semana de absoluto descanso.

5. Expresar los sentimientos: abrirse a comunicar sentimientos con las personas de confianza, no vivir los problemas en absoluta soledad.

6. Desarrollar un plan de trabajo: se debe priorizar lo que es urgente, siguiendo la secuencia con las tareas que demandan más trabajo y concentración, y dejando lo más liviano para el final del día.

7. Tener un hobbie: practicar alguna actividad fuera del ámbito laboral, ya sea artística o deportiva, que produzca bienestar y alegría. Lo ideal es dejar un día establecido de forma fija para esto.

8. No se debe sentir culpa al dejar tiempo para el ocio en algún momento del día, ya sea para leer, navegar en internet, ir al cine o hacer cualquier actividad de tiempo libre que se disfrute.

9. Seguir una alimentación saludable. Consumir frutas y verduras, evitando frituras y comida chatarra. Se debe evadir el consumo excesivo de cigarrillo y alcohol.

10. Pensar positivo. Aunque parezca obvio, es una recomendación que muchas veces olvidamos. Debemos tratar de mantener una visión optimista y alegre durante el día.