Madre e hijo están dispuestos a ir a la cárcel por su relación incestuosa

Ella lo dio en adopción y, cuando se volvieron a ver gracias a Facebook, se enamoraron.

Vía ADN

3211738_n_vir3Foto: Caleb Petersen y Mónica Mares.

Una madre y su hijo están dispuestos a llevar su amor al estilo Edipo hasta las últimas consecuencias. Mónica Mares (36) y  Caleb Peterson (19) enfrentarán un juicio por incesto en el estado de Nuevo México, en Estados Unidos, pero no tienen intenciones de cesar su relación, aunque eso les cueste la cárcel y una multa de hasta 5 mil dólares.

Mares, madre de nueve hijos, tuvo a Caleb cuando tenía 16 años. Las malas condiciones económicas la obligaron a entregarlo en adopción y a sacarlo de su vida. Hasta el año pasado, cuando a través de Facebook, retomaron el contacto.

Pocas semanas después del reencuentro, la relación se tornó sexual. “De primera le dije ‘lo siento, no sé cómo vas a reaccionar a esto. Soy tu mamá y tú eres mi hijo, pero me estoy enamorando de ti”, relata Mares, en el Daily Mail, sobre los primeros momentos de la relación.

Luego nos besamos, y los besos llevaron a otras cosas, agregó.

Caleb, quien reconoce haber dado el primer paso, contó así cómo se enamoró de su madre: “Nunca tuve a nadie que me cocinara o me diera nada. Nunca tuve nada en mi vida y ella apareció para hacerme feliz y, luego de unas semanas, empecé a tener sentimientos por ella y, supongo, me enamoré. Todo fue más allá de la relación madre-hijo. Realmente nunca la vi como mi mamá. En ciertos aspectos lo hago, pero la mayoría del tiempo no”.

La pareja vivía en la casa rodante de Caleb, junto a los dos hijos menores de Mónica, y mantenían la relación en secreto. Pero una disputada doméstica hizo que un vecino llamara a la policía y, finalmente, dejó la situación al descubierto en el mes de febrero. Desde entonces, por una orden judicial, no pueden estar juntos.

Si me encierran por amor, entonces que me encierren. No hay forma de que alguien nos pueda separar. Duele estar lejos, realmente duele. Desearía poder verlo, hablar con él, pero no me puedo arriesgar”, dijo Mónica.

Madre e hijo irán a juicio el próximo 15 de septiembre. Arriesgan hasta 18 meses de cárcel.

 

One Response

  1. Julio Videla 10 agosto, 2016