Hasta un 30% más pueden ganar los hombres versus las mujeres en empleos del sector minero

El tardío ingreso de ellas a esta área ha sido uno de los factores, según especialista.

Vía DiarioPyme

foto_0000000120160927165534Foto: AgenciaUno.

No es sorpresa que en el mercado laboral, la diferencia que hay entre los salarios de las mujeres y hombres es importante, dato que no cambia si se mira a sectores como la minería, donde ellas llevan poco tiempo.

Según la consultora de reclutamiento especializado Michael Page, la industria minera en Chile es el sector que presenta las mayores diferencias salariales y de participación de género. Las mujeres posicionadas en cargos gerenciales en la industria corresponden principalmente a las áreas de Recursos Humanos, Sustentabilidad, Comunicaciones y Asuntos Públicos, con una diferencia salarial entre 1 millón y 2,5 millones de pesos menos que ellos incluso en las mismas plazas.

A su vez, las recientes cifras reveladas por el ministerio de Minería, arrojaron un 8,2% de participación femenina en la minería, del cual 34,4% se dedica a labores administrativas, mientras que sólo un 4,3% de las mujeres están relacionadas a actividades operativas en terreno.

“Nos hemos dado cuenta que las mujeres que trabajan directamente en operaciones están vinculadas a carreras como Geología, Prevención de Riesgos, Procesos, Oficina Técnica y esto, que en su mayoría están recién iniciando sus carreras por lo que el formar familia o adquirir mayores responsabilidades no es parte de sus objetivos a corto plazo, por lo que no se complican con el sistema de turnos, por ejemplo”, explica Pilar Cruz, consultant mining division de Michael Page.

En ese sentido, cabe mencionar que el desarrollo profesional de las mujeres en esta área ha sido tardío, pues no fue hasta el año 1996 que se logró la inclusión femenina, gracias a la reforma impuesta al Código del Trabajo que abolió la prohibición de acceso de las mujeres a las minas, razón por la que muchas de ellas no elegían estudiar careras profesionales relacionadas al rubro, dada la imposibilidad del desarrollo de carrera.

Para Cruz, en Chile aún “existe el paradigma de que las mujeres tienen cierta incapacidad para cumplir con los horarios de turnos que exige el rubro, esto porque se cree que el sexo femenino es el único responsable de la estabilidad de la estructura familiar y crianza de los hijos”.

Empresas como Codelco ya han implementado acciones para acortar la brecha existente entre hombres y mujeres incorporando la certificación de la norma NCH3262 de Conciliación de la vida personal, familiar y laboral. Así también, la Minera Collahuasi, ha implementado un programa denominado “Incorporación de la Mujer a la Operación” que se suma al de “Aprendices Mujeres 2016” en conjunto con Corfo, cuyo objetivo es incorporar prácticas operacionales en equipos mixtos, con foco en la seguridad, clima laboral y productividad en faena.

De este modo, la consultora señala que en el último tiempo “las empresas han adquirido mejores prácticas y han aprendido a flexibilizar, se han dado cuenta de que el aporte femenino en sus compañías les ha significado un crecimiento en distintos ámbitos y no sólo en el control de costos y ahorros, sino que también en temas de innovación, planificación y mayor productividad en diversos procesos”.