Trabajadores de Papa John’s inician su primera huelga contra la franquicia de Nicolás Ibáñez

La franquicia chilena de la pizzería pertenece a Nicolás Ibáñez, conocido empresario pinochetista, ex controlador de D&S, ex controlador de los supermercados Líder. Los trabajadores exigen condiciones mínimas de trabajo como bono por transporte, entrega de uniforme y bono para la colación

Vía El Desconcierto

huelga-papa-johnsFacebook Jorge Verdugo.

El Sindicato de la pizzería Papa John’s comenzó una huelga este 28 de septiembre, la primera que se realiza en la conocida empresa de comida rápida.

Trabajadores de Santiago, Rancagua, Viña del Mar y Concón plantearon 40 puntos en una negociación. Sin embargo, la firma se negó a todo para después acceder a bonos de nacimiento, matrimonio y muerte.

Cabe destacar que la franquicia chilena de Papa John’s pertenece a Nicolás Ibáñez, empresario pinochetista ex controlador de D&S, firma dueña de supermercados Líder antes de su venta a Walmart. El millonario la compró por US$ 30 millones en enero de 2015.  (Aquí puedes leer un perfil)

En una entrevista de julio de este año en revista Capital, Ibáñez, también fan de la cuestionadísima congregación Los Legionarios de Cristo, decía: “Me preocupa el concepto de los derechos sociales, donde lo que yo hago es simplemente sumarme a un buque me va a resolver todos mis desafíos de la vida. Para mí, no existen los derechos sociales”.

Diego Rojo, dirigente del sindicato, explicó que las principales demandas son un reajuste salarial, bono de locomoción para todos por igual -hasta ahora es sólo para los turnos del último turno-, un bono de colación y la entrega del uniforme de trabajo.

“Tenemos dentro del petitorio puntos que los favorecen a ellos como empresa, como el traslado de productos con cadena de frío, pero tampoco accedieron. Nos hicieron separar los ítems por la prioridad que le dábamos, pero finalmente fue trabajo perdido, porque no lo consideraron. En la última oferta solo nos daban los bonos de natalidad, matrimonio y mortuorio, afirmó Rojo según rescata Sindical.cl.

Hasta ahora la huelga lleva tres días y aún no consiguen respuestas satisfactorias desde la empresa de Ibáñez. A pesar de ello, declaran desde los trabajadores que “estamos muy organizados, hemos ido a los locales a meter bulla, y tenemos pensado continuar haciendo ruido. Hemos estado informando a los clientes antes de que entren a las sucursales para que sepan las irregularidades que están cometiendo”.

Además Rojo denunció prácticas anti sindicales con el objetivo de desincentivar a los trabajadores a unirse a la primera huelga de la empresa en Chile.