“Huellas por América”: jóvenes argentinos recorren el continente buscando empresas sociales exitosas

Los dos emprendedores, apoyados por Assist Card, y a bordo de una camioneta a la que llaman “La Gorda Porota”, llegaron a Chile después de una travesía de seis meses por 12 países  para conocer y compartir experiencias de empresas sociales que a través de la creatividad e innovación pueden mejorar la realidad laboral y calidad de vida de muchas personas.

Vía Comunicado de Prensa

huellas-por-america

Lámparas que acercan el acceso de la energía solar a grupos desposeídos, máquinas expendedoras de productos a granel destinadas a sectores vulnerables y portales educativos para reducir las brechas educacionales, entre otros, son algunas de las experiencias y proyectos chilenos que más llamaron la atención de Mariano Sioli (21 años) y Valentín Abella (22 años), dos jóvenes emprendedores argentinos que desde hace medio año recorren el continente en la travesía temática  “Huellas por América”.

Ambos, licenciados en Administración de empresas, decidieron embarcarse en esta aventura de emprendimiento con el objeto de recolectar, estudiar y compartir experiencias y proyectos de empresas sociales que a través de la creatividad, talento y acción innovadora pueden mejorar la realidad laboral y calidad de vida de muchas personas en estos países.

Convencidos de que el concepto de empresa social (aquellas que buscan generar una ganancia y también un impacto positivo en su entorno, solucionando algún problema social) está tomando una fuerza muy grande en el mundo, palparon en su viaje esta realidad que, a su juicio, “hace que, incluso hoy, las empresas tradicionales estén acercándose a este modelo más híbrido, tomando conciencia de todo lo que las rodea y no solo buscar ganancias”.

Con el apoyo de Assist Card, compañía internacional líder en asistencia integral al viajero e interesada en el ecoturismo y las acciones que invitan a cuidar el planeta, y a bordo de una singular camioneta que apodan la “Gorda Porota”, Mariano y Valentín partieron desde  EE.UU, pasando por México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador y Perú para llegar a Chile y posteriormente volver a Argentina a conocer casos de ese ecosistema y decidir qué crearán a base de todo lo aprendido.

 

Casos que les llamaron la atención

Algunos de los ejemplos vistos que más les impactaron, explica Mariano Sioli, fue el de un holandés en California  que desarrolla una aplicación de inteligencia artificial (como “psicólogo virtual”) para casos de estrés postraumático y muy aplicable para personas afectadas por desastres naturales, entre otros.

También el de una organización en México dedicada a la fabricación de paneles solares que instalan en viviendas rurales de bajos recursos donde no tienen acceso a la red eléctrica, haciéndolo a través de varios modelos de negocio (venta, alquiler o concesión). Otro caso que les llamó mucho la atención fue el de una empresa dedicada a la construcción de viviendas de bajo costo en conjunto con las comunidades y a través de un esquema de subsidios.

“A su vez conocimos turbinas eólicas de bajo costo y eficiencia (EE.UU), un hospital oftalmológico también de alta eficiencia y muy bajo costo (Panamá), y una embotelladora de agua que reinvierte en trabajos de potabilización y educación en salud (Perú)”, indicó Mariano.

En Chile también conocieron empresas de servicios web y programación por parte de personas en situaciones vulnerables y otras dedicadas a acelerar proyectos y generar espacios para el desarrollo del ecosistema.

Respecto a los paisajes que más les sorprendieron en su viaje de “Huellas por América” señalaron al unísono que Machu Pichu, en Perú; el volcán Masaya, en Nicaragua; el Parque Tayrona de Colombia y la costa de Oaxaca en México.