Uno de cada cinco practicantes se queda en el puesto de trabajo

Especialistas afirman que octubre es un excelente mes para buscar una práctica profesional, porque el último y el primer trimestre del año es cuando las empresas generan mayor demanda hacia este tipo de colaboradores.

Vía DiarioPyme

<> visit a Siemens training center on September 3, 2012 in Berlin, Germany. In a pilot program, nearly 400 trainees from 13 European countries began their vocational training today at an in-house educational facility at the Siemens factory in Berlin, upon completion of which they will return home with their new skills.

Foto: Getty Images.

El 20% de los estudiantes que realizan su práctica profesional se queda trabajando en el lugar que realizó su pasantía. Este porcentaje aumenta cuando los candidatos la realizan al finalizar su carrera profesional.

Según Marcelo Matamala, consultor senior page interim de PageGroup, el estar egresado o titulado “le permite a los practicantes extender su práctica profesional y otorgar continuidad al trabajo que realizan”.

Por otro lado, Matamala, afirma que octubre es un excelente mes para quienes estén buscando realizar su práctica profesional, porque el último y el primer trimestre del año es cuando las empresas generan mayor demanda hacia este tipo de colaboradores.

“Actualmente la práctica laboral ha ido adquiriendo cada vez más importancia en los procesos de aprendizaje  tanto para el pasante, como para la organización. Esto se debe a que el periodo de práctica viene a disminuir la brecha entre el espacio de aprendizaje con el del trabajo”, explicó el experto.

En esa misma línea, Matamala entrega cinco recomendaciones para que un practicante quede en la retina de la empresa y sea contratado posteriormente:

Disposición al aprendizaje: Se valora que el alumno en práctica demuestre interés e iniciativa al momento de insertarse en la organización, conocer el rubro, la cultura organizacional, los procesos y procedimientos por los cuales se rige el área/organización, los equipos de trabajo con los cuales se relacionará, entre otros.

Proactividad: Los empleadores ven con buenos ojos cuando el practicante analiza los procesos, los temas de su área de desempeño y entrega ideas propias, consejos o sugerencias para dar un valor agregado a su trabajo, entregando un sello propio.

Habilidades sociales: Es importante considerar que actualmente las organizaciones le entregan un valor extra a este punto, ya que es crucial desarrollar un buen ambiente laboral dentro de la empresa, porque se generan redes de contacto y trabajo en equipo.

Responsabilidad: En términos de cumplimiento de entrega de trabajos y puntualidad.

Feedback de desempeño: Los estudiantes al momento de culminar su periodo de práctica profesional, tienen que obtener una retroalimentación sobre su desempeño y, en algunas ocasiones, como sus jefaturas se encuentran con una alta carga laboral, pasan por alto este punto o bien los practicantes se retiran de la organización sin obtener esta información. Sin embargo, aquellos alumnos que toman la iniciativa y se acercan a sus jefes, pueden adquirir información sobre sus fortalezas y aspectos a mejorar.