Cómo enfrentar el cumplimiento de las metas cuando se acaba el año

Especialista afirma que en caso que el objetivo no se logre por cualquier motivo, el trabajador debe enfocarse en lo que sí aprendió durante el intento.

Vía DiarioPyme

foto_0000000320161112170748Foto: Getty Images.

Pablo Contreras Pérez

Ya estamos llegando al final de un nuevo año y con ello comienza el periodo de balances, donde las personas evalúan qué hicieron y qué no. También los trabajadores revisan si las metas que se fijaron finalmente se están cumpliendo.

Pero, como en todo, a veces lo que uno planifica no siempre resulta por un sinnúmero de motivos. Y pese a que eso puede ser frustrante, lo mejor es mirar el vaso medio lleno. “Lo más importante y que desde el coaching abordamos desde el tema de las metas es: ¿Qué fue lo que aprendió la persona desde la experiencia? Muchas veces nos quedamos pegados con la medición de si ‘se cumplió o no’ o si ‘celebramos o no’, pero hay que fijarnos en qué aprendimos, ya que esto nos permite la mejora continua para hacer que las cosas ocurran la próxima vez”, explica Isaías Sharon, director ejecutivo de Smart Coach.

De todas maneras, al quedar algunas semanas aún para que se acabe el 2016, queda espacio para cumplir aquel objetivo que nos quita el sueño. En este caso, el especialista hace hincapié en que “como nos queda poco para terminar el año, es importante ser mesurado y no sobreexigirnos en logros que no hemos alcanzado en todos estos meses y priorizar a aquellos que si tienen viabilidad de aquí a fin de año”.

Cómo cumplir las metas en 2017

Este tiempo también se usa para comenzar a pensar cómo será el 2017 y cuáles son las etapas que como profesional o trabajador se quieren concretar.

Respecto a la idea de llevar adelante objetivos pendientes, Sharon comenta que “es bueno retomar aquellas que requieran ser retomadas, que sean cosas importantes para la persona y que le van a aportar valor, pero no por el mero compromiso de que le quedo pendiente desde el año pasado”.

El experto también aconseja cómo hacerle frente a esos escoyos que se pueden atravesar delante de los objetivos que se tracen. “Es importante cuando ya está definida la meta pensar qué cosas podrían impedir o dificultar que nosotros la logremos. Estos no permite poder diseñar de antemano opciones de plan B, C etc. para poder implementar una acción cuando este imprevisto ocurra”.

Sharon también considera que las empresas y empleadores son una parte no menor para que el trabajador dé en el blanco con lo quiere lograr, brindando las condiciones y recursos necesarios, “es decir, no puedo pedir ciertos resultados si no les entrego a ellos los espacios de capacitación, aprendizaje, mejoras e insumos que puedan requerir para hacer sus funciones y tareas”.