Qué habilidades debes desarrollar según la etapa profesional

Cuando uno empieza a trabajar las habilidades técnicas son primordiales, pero a medida que la vida laboral se desarrolla, otras habilidades cobran más importancia.

Vía DiarioPyme

foto_0000000320161111132230Foto: Gentileza.

A lo largo de la carrera profesional, hay distintas etapas que permitirán desarrollar determinadas habilidades para lograr un mejor desempeño.

Capabilia, plataforma global de e-learning, analiza las conclusiones del libro The 5 Patters of Extraordinary Careers de James Citrin y Richard Smith para explicar las características y habilidades que resultan importantes de desarrollar en cada momento de tu carrera profesional.

Etapa de la promesa (18-30 años)

Muchos también la llaman la “etapa crítica”, ya que durante este tiempo te introduces en el mundo laboral, en donde las tareas y los procesos requieren que aprendas rápidamente y sepas adaptarte a distintos estilos de trabajo.

En esta etapa, la formación significa una piedra angular, ya que si recién te gradúas o tienes poca experiencia es más probable que te contraten por tus habilidades técnicas, como el conocimiento específico que tengas sobre una determinada temática.

Habilidades en el uso de las nuevas tecnologías es muy relevante. Por ejemplo, el software que manejas, el conocimiento que has adquirido (dentro o fuera de la universidad), y otras credenciales técnicas forman parte de las habilidades que te abrirán las puertas a tus primeras experiencias laborales.

Habilidades comunicativas también se desarrollan en etsa etapa, ya que aunque seas muy bueno en tu profesión, si no sabes cómo comunicarte con tus clientes, socios o empleadores  será muy difícil alcanzar las metas.

Saber establecer los objetivos durante alguna reunión o exposición, escuchar, hacer preguntas correctas, validar lo que crees haber entendido y sobre todo interpretar las señales no verbales puede significar la aceptación de algún proyecto u oportunidad de empleo.

Debes saber enfrentar y adaptarte a los cambios. Este es un punto que muchas veces ocasiona un desbalance en los inicios de la vida profesional y se encuentra relacionado con las habilidades de inteligencia emocional, que comprenden el autocontrol, el entusiasmo, la empatía, la perseverancia y la automotivación.

Habilidad para hacer que las cosas sucedan. Suena simple, ¿verdad? Sin embargo, para lograr una tarea o concretar un proyecto suelen presentarse más obstáculos de los que te imaginas.  En este sentido, si logras trabajar de manera independiente y colaborativa, resolver conflictos, cumplir con fechas límite y hacer un trabajo de calidad, contarás con una gran ventaja competitiva.

Etapa de ímpetu (30-50 años)

A medida que uno va avanzando y consolidando la carrera profesional, la evaluación de los superiores ya no será sólo por las habilidades técnicas, sino que habrá otras que tomarán relevancia para la jefatura.

Las habilidades de liderazgo son necesarias en caso de que aspires a un puesto senior o superior o incluso si quieres iniciar un emprendimiento. Para desarrollarlas puedes participar de otros proyectos, proponer iniciativas  que trasciendan tu puesto, o capacitar y brindar soporte a los miembros de tu equipo.

Asimismo, las habilidades de networking nunca están de más, ya que, al momento de cubrir una vacante, la mayoría de las empresas, independientemente de su tamaño, buscan talentos dentro de sus redes de contacto antes de contratar a una consultora de reclutamiento. Además, los contactos también te ayudarán a resolver problemas, conseguir información, crear sinergias e intercambiar conocimiento y experiencias.

De hecho, Rosaura Alastruey, experta en networking, afirma que más del 80% de los proyectos y colaboraciones se mueven por redes de contacto.

Por otro lado, según un estudio realizado por World Values Survey, para hacer negocios en Latinoamérica es importante  construir relaciones interpersonales, de manera de generar confianza y entendimiento. A partir de esto, construimos una buena reputación como mentor/líder/compañero de equipo y cultivar relaciones fuertes con tu manager te permitirá ganar visibilidad por tu trabajo.

Otro reto a considerar en esta etapa laboral es que deberás en reconocer, analizar y adaptarte  a diferentes contextos culturales que desde luego puedan tener las personas con las que trabajas.

Etapa de la cosecha (+50 años)

Muchos experimentan esta etapa como el desenlace de su trayectoria profesional. Es cuando muchos se dedican a colaborar en otros proyectos, hacer crecer más su negocio, y seguir creciendo como personas al compartir el conocimiento que adquirieron.

En esta etapa deberás saber cómo seguir formándote a tu manera, porque ahora serás el mentor para los jóvenes profesionales y aún en este punto deberás recordar que los avances tecnológicos y demás herramientas continúan desarrollándose, por lo que deberás ser flexible y seguir ampliando tu área de conocimiento.