Sernac presenta demanda colectiva contra inmobiliaria por cláusulas abusivas

El organismo ya ha presentado 18 demandas colectivas en contra firmas del rubro y empresas constructoras.

Vía DiarioPyme

foto_0000000320161116101117Foto: AgenciaUno.

El Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) presentó una demanda colectiva en contra de una inmobiliaria, debido a que su contrato de promesa de compraventa presenta claúsulas abusivas, las que fueron corregidas de manera parcial tras un proceso de mediación colectiva.

Desde el organismo expresaron que con esta acción se busca que la justicia declare nulas las condiciones abusivas detectadas en el documento de la empresa Aconcagua que, a su juicio, atentaban contra los derechos de los consumidores, por ejemplo, la facultad de modificar el contrato unilateralmente.

“Si bien son las empresas quienes redactan los contratos, las reglas del juego las impone la Ley, prohibiendo las cláusulas abusivas. Si las reglas no son parejas, no valen”, sostuvo el director nacional del Sernac, Ernesto Muñoz.

Otras acciones judiciales en el sector inmobiliario

Durante este año el Sernac ha presentado 18 demandas colectivas en contra de inmobiliarias y empresas constructoras. Además, durante este 2016 se han desarrollado alrededor de 44 mediaciones colectivas.

Las acciones judiciales en contra de las empresas se refieren problemas de calidad de la vivienda y falta de respuesta oportuna en la post venta, además de incumplimientos contractuales, por ejemplo, demoras en los plazos de entrega.

Al respecto, Muñoz subrayó que “los consumidores tienen derecho a recibir información veraz y oportuna sobre la vivienda y que se cumpla todo lo prometido y establecido en los contratos. Esto es, los plazos de entrega, el tamaño y características de la vivienda, áreas verdes, gimnasio, piscina y todo lo que se ofrezca en la publicidad”.

Es importante destacar además que en este mercado existe una regulación especial, la Ley General de Urbanismo y Construcciones, que establece el derecho a la garantía con plazos determinados según los daños que se presenten en el inmueble nuevo.

En ese sentido, las empresas deben responder cuando se producen problemas:

  • En las terminaciones, durante los primeros 3 años
  • Problemas en las instalaciones durante los primeros 5 años
  • Problemas estructurales durante los primeros 10 años desde la compra de la vivienda.