Insomnio, aumento de peso y sensibilidad: Conoce los efectos del estrés de fin de año y cómo enfrentarlo

Vía Comunicado de Prensa

manejar-estres

Hay varias fechas en el año que son sinónimo de cansancio y preocupación en la población. Sin embargo los últimos dos meses, cuando se acercan las fiestas de Navidad y Año Nuevo, son sin duda los más estresantes, ya que existen una serie de presiones psicológicas, a las que cada persona está expuesta. Vemos como las vitrinas colapsan de ofertas y regalos, la publicidad en los medios de comunicación nos enfrenta a esa invisible exigencia por comprar y aumentan las expectativas en los niños.

Pero lo peor ocurre cuando la situación económica no da para comprar lo que se quisiera y presionados por el “espíritu navideño” las personas se frustran, cambian su humor, incluso alteran su forma de relacionarse con los demás.

Es la situación que advierte el psicólogo e hipnoterapeuta José Luis Rojas, quien explica todos los efectos que podemos presentar durante esta época del año, en la que se juntan una serie de factores y episodios externos, que generan gran ansiedad, y por consecuencia algunos problemas de salud.

Sobre cómo afecta a los chilenos la llegada de fin de año, el especialista asegura que muchos tienen esperanza de lo malo del año pasará y vendrá un nuevo año con mejores opciones que el que se va. “La gente recurre a cábalas y ritos, ya sea en Navidad y Año Nuevo. Pero existen otros hechos que alteran más el ánimo y energías de cada uno, ya que estamos en un momento en que muchas cosas de juntan y producen una desesperación, al no saber cómo resolver todo lo que debemos enfrentar”.Close up of angry man with steam coming out from his ears

“Este es un período de altos niveles de estrés”, advierte el profesional, quien entrega un listado de todos los hechos que nos pueden provocar situaciones complejas en este periodo.

–       Niños que salen del colegio y se quedan en casa, donde generalmente ambos padres trabajan y no pueden dedicarles tiempo a los hijos en ese horario.

–       Jóvenes de Cuarto medio dan la PSU y luego esperan los resultados.

–       El comercio llena sus tiendas con la esperanza de venderlo todo.

–       El tráfico en las calles aumenta porque todos van a mall en auto para acarrear las compras, casi compulsivas.

–       Estímulos publicitarios por todos lados que le dicen a tu inconsciente “debes comprar”.

“Estas fiestas se han desvirtuado y pocos se preocupan del pesebre, a no ser por una cuestión estética y esto se ha convertido en la “Oda al Consumismo”, que sólo nos hace alejarnos del verdadero espíritu navideño”, agrega.

El psicólogo e hipnoterapeuta José Luis Rojas, dice que todos los factores anteriores, provocan que inevitablemente se sufran cuadros de estrés, que cada persona canalizará de diferente manera y con diversas consecuencias: “Algunos aumentarán su peso, otros estarán más sensible y sobre reaccionarán ante pequeños estímulos. Aparece el insomnio, la preocupación por salir airoso de todo, chequear listas de regalos, entre otros compromisos. Las personas en general no se dan cuenta, pero la publicidad es un elemento muy perverso en este tipo de fechas, ya que incita a la compra compulsiva y aparecen sentimientos y emociones que han estado reprimidos durante el año y a veces se desbordan, siendo necesaria incluso asistencia especializada”.

Pero ¿qué hacer para no vernos tan afectados? José Luis Roja, dice que lo primero es intentar tomar conciencia del verdadero sentido de estas fiestas. También recomienda beber más agua, porque las temperaturas aumentan y el cuerpo se deshidrata más rápidamente, lo que redunda en una sensación de vacío que se siente en el abdomen, que te lleva a comer más.

“Recordemos que el abdomen es el “centro de las emociones”, así lo definió Platón, por lo que las emociones de sienten en esta parte de nuestra anatomía. Pero el ser humano en la actualidad no quiere hacerse cargo de sus emociones, en qué es lo que le está haciendo sentir mal y que se manifiesta en “la guata”. Si así lo hicieran, muchas personas dejarían de comer y aumentar su peso y comenzarían a ser honestos consigo mismos y resolver sus conflictos”.

Sobre cómo podemos evitar subir de peso en estos meses, debido a la ansiedad por comer, el especialista destaca que hay tomar conciencia que el abdomen es el centro de nuestras emociones. “La respiración es importante, hay que respirar profundo porque cuando respiramos corto o hiperventilamos, nuestro cerebro está constantemente en alerta y libera sustancias que activan la ansiedad y el estrés, como la adrenalina. También instruye a las glándulas suprarenales a liberar Cortisol, que es la hormona del estrés. Una vez que estas sustancias están en nuestro sistema, la lucha por el autodominio está prácticamente perdida, porque en esta situación quedamos prácticamente a merced de nuestros instintos”.

La hipnosis como alternativa

Pero si la situación se desborda, y no podemos parar nuestra ansiedad, perdiendo el sueño y aumentando el apetito y por consiguiente el peso, una buena opción pasa superar cualquier situación es la hipnosis.  Rojas señala que ésta “hace que el cerebro se relaje y llegue a un estado previo al sueño, que es el trace. En ese estado la respiración se hace lenta, calma el ritmo cardíaco y se oxigena el cuerpo como corresponde. Además se pueden hacer cambios a nivel inconsciente para que la persona durante un atisbo de estímulo tenga la posibilidad de reaccionar y calmarse”, añade el especialista.

José Luis Rojas expone que esta terapia complementaria, a diferencia de lo que se ve en televisión, es una técnica terapéutica confiable y con un amplio respaldo científico. Con ella se puede tratar los más diversos problemas con tranquilidad. Asimismo, es importante saber que durante un proceso de hipnosis, la persona siempre será consciente de lo que ocurre alrededor, recordando todo lo sucedido.

Más información en http://www.hipnosalud.cl