5 recomendaciones para después de la primera cita

proyectop_article_a22881fd9afc0c5664936175e4079296_jpg_320x200_100_9068

Llegar a la primera cita es difícil, pero lograr la segunda cita puede ser aún más complicada de lo que te imaginas. Para que no te llenes de dudas e incertidumbres pensando qué hacer y qué no hacer, expertos te dan recomendaciones sobretodo para que evites mandar señales equivocadas.

1. Responder las llamadas 

La regla es simple: si se recibe una llamada por parte del otro, se debe responder en el menor tiempo posible. Así se trate de tan solo una cuestión de diplomacia, inicialmente, es necesario hacer sentir importante a la potencial pareja. Por otro lado, el experto recomienda tomar unos minutos, al menos una vez a la semana, para contactar al otro, así sea por mensajes, para hacerle saber que se encuentra interesado en él o ella.

2. No posponer los planes 

Esta es una de las señales erróneas que se suelen enviar. Cancelar los planes en el último minuto puede hacer pensar al otro que no es lo suficientemente importante, además de lograr que la magia y emoción inicial se deterioren progresivamente y, como consecuencia, se pierda el interés.

3.  No presentar a los amigos 

Hacer que los amigos conozcan a la nueva cita antes de tiempo solo hace que dicha persona sienta un temor al compromiso y, además, que la posible relación sea la comidilla de los demás.

4.  Programar las citas en ‘horas pico’ 

Acordar citas en días como el viernes o sábado con esa persona hará que esta se sienta importante por el hecho de ocupar sus ‘horas pico’. Si, por ejemplo, su potencial pareja siempre programa las citas entre semana y deja los mejores días para hacer otras actividades y salir con personas distintas, no hay que dejar pasar la señal.

5. No demostrar inseguridades 

El tiempo destinado para conocerse el uno al otro no es el más propicio para sacar a flote todas las inseguridades personales. Si se tienen dudas respecto a las intenciones del otro, lo mejor es hacérselo saber en una actitud tranquila y madura y, acorde a ello, determinar qué nivel de energía mental se debe invertir en la relación.

Vía espacio 360